Siete ensayistas hispanoamericanos (I): Jorge Luis Borges, o el prologuista

Alfonso Guido_ Perfil Casi literalUno de los mejores cuentistas y poetas de la literatura hispanoamericana de todos los tiempos, fue además un notable ensayista. De hecho —y curiosamente—, Jorge Luis Borges fue uno de los pocos autores que cultivó este género por muchos años antes de incursionar en la creación de ficciones. Inquisiciones (1925), su primera obra ubicada dentro del género ensayístico, reúne al menos una veintena de estudios críticos variados sobre literatura, entre los que predominan aquellos que abordan la literatura española y la literatura de la región rioplatense. Más de un cuarto de siglo después aparecería Otras inquisiciones (1952), que viene a ser una especie de extensión tardía de su antecesora, pero en la que es posible notar una mayor madurez intelectual por parte del argentino. No serían estas las únicas obras ensayísticas de este autor, ya que a lo largo de su producción literaria también aparecerían Historia de la eternidad, Aspectos de la literatura gauchesca y Nueve ensayos dantescos; solo por mencionar algunas.

Pero Borges fue, además, un excelente prologuista.

Para ser franco —y nadie me dejará mentir—, muy pocas veces un prólogo introductorio a un texto literario llega a ser lo suficientemente interesante como para no obviarlo y adelantarse hasta el inicio de la narración; es por ello que la idea de un libro de prólogos pudiera parecer un tanto inaudita, pero quizás no tanto para los que alguna vez hemos leído los prólogos de Jorge Luis Borges.

Textos breves sobre una gran cantidad de autores y de obras, entre los que predominan los clásicos españoles, los anglosajones y los contemporáneos del mismo Borges; y en los que además se entremezclan la vida de los escritores, su producción literaria, algunos sucesos curiosos y, acaso, hasta la misma ficción (¿intencional?); se reúnen en dos de sus obras editadas póstumamente por Alianza Editorial: Prólogos con un prólogo de prólogos y Biblioteca personal. Para empezar, estos textos son la más fiel referencia de los gustos e influencias de su autor: si alguien quisiera saber cuáles eran las predilecciones literarias de este argentino, no encontrará ninguna fuente mejor que estos dos libros. Además, lejos de plantearse objetivos críticos y académicos, los textos aquí reunidos más bien presentan comentarios que por su brevedad y sencillez dotan al discurso de oralidad, espontaneidad y sobre todo fluidez; algunos, incluso, podrán parecer estructuralmente desordenados, mas no por ello dejan de ser adictivos e interesantes para el lector y todas estas cualidades lo sustentan. Los prólogos borgianos suelen ser irresistibles incluso para todos aquellos que solemos obviar prólogos en un libro, dejándolos para el final; o simplemente para los que muchas veces no acostumbramos a leerlos.

PARA ESTAR AL TANTO DE MÁS CONTENIDO COMO ESTE, NO TE OLVIDES DE SEGUIRNOS EN:

Facebook

Twitter

¿Quién es Alfonso Guido?

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Me encanta eso de Jorge Luis Borges o El prologuista, los prólogos de ese señor son lo máximo. Cada uno de ellos es una pirotecnia de su erudición.

  2. excelente!! como dijera borges,es un bello articulo.Nadie ha pensado la teoria de los pròlogos como El.

  3. Maria Luisa Del Cid dice:

    Me encanta este artículo, sobre todo por la carga ideológica del discurso de Borges, tan importante para el uso adecuado del lenguaje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s