Las cosas de la vida y el tiempo de inversión

Eynard_ Perfil Casi literal

Esto que voy a comentar es algo trillado y seguramente superficial pero me causó mucha gracia y curiosidad, así que ahí voy…

Un día de la semana anterior empecé a leer Fundación de Isaac Asimov en una Kindle, pues a veces, aunque duela un poquito, tengo la necesidad de acudir a ella porque ni modo, así es la vida y a veces es necesario utilizar las herramientas que están a nuestro alcance de una u otra forma. Pues bien, el aparato te enseña cuánto tiempo te irás a tardar en leer la obra que, como es este caso con la Fundación, son unas doscientas páginas y tanto más o menos y el tiempo estimado fue de seis horas y unos cuantos minutos más. Cuando vi esto me detuve por un momento y me dije ¡qué cosa con esto! Entonces, a partir de este descubrimiento, que en realidad creo que exagera por un par de horas, me dispuse a investigar esas estadísticas también algo trilladas y superficiales pero llenas de cosas curiosas sobre el tiempo que nos tardamos en hacer tanto y tanto en nuestras vidas para ver y derribar las excusas tan caprichosas para no leer en este mundo, en este siglo, en este movimiento tan alborotador.

Ahora tengamos en cuenta que un ser humano promedio en los mejores casos de seguridad, alimentación y todo eso vive alrededor de 67 años más o menos en la mayoría de lugares con un nivel de vida digno y aceptable y así con estos datos tengamos en cuenta el tiempo que le otorgamos a actividades prácticamente necesarias e infranqueables y a algunas no tan necesarias: 30 años para estar de pie, 23 años para dormir, 8 o 9 años para trabajar, 5 años y trescientos y tantos días para ver televisión y ¡250 días para leer!

Estos años, según los estudios estadísticos y esas cosas, son dirigidos, deducidos para una persona promedio, es decir normal dentro de la gran masa de sociedad que habitamos este mundo. Y con esto de 250 días que usualmente utilizamos para leer en la vida quiere decir, si me fallan las cuentas, que leemos un promedio de 1000 libros en toda nuestra existencia si tomamos en cuenta que nos tardamos 6 horas de nuestra vida en leerlo que prácticamente es lo mismo a decir 14 libros por año que viene a ser un poquito más de un libro por mes. Bueno, lo primero creo que puedo preguntarme es si verdaderamente la mayoría de nosotros puede leer un poquito más de un libro por mes y luego, digo yo, es si es algo equilibrada y distributiva y lógicamente racional dedicarle 250 días de nuestro paso por el mundo a la lectura que nos abrirá la mente y los ojos de lo que existe a nuestro alrededor y, con suerte, podremos llegar a dudar, cuestionar y darnos cuenta que el mundo con su sistema tortuoso no es lo que parece con todas las trampas y espejismos que nos tiende en el camino. En fin, todo esto viene a ser en comparación con los 5 años y tanto que gastamos para ver televisión que, si invirtiéramos este tiempo en leer por ejemplo, podríamos llegar a leer un promedio de 8500 libros en nuestra vida que es lo mismo a decir 126 libros por año que podría decirse, si bien nos va, a 126 libros con gestos de conocimiento, sabiduría y detenimiento para pensar un poquito sobre tantas cosas… Para terminar solo quiero hacer la salvedad que en todos estos años de inversión en nuestra vida se incluyen cosas desde lavarse los dientes hasta comer y saludar, etcétera.

Esto seguramente es una de las cosas más utópicas del mundo teniendo en cuenta que la mayoría de gente que habita este planeta no sabe leer, desgraciadamente no tienen las necesidades básicas para vivir de una manera digna y desgarradoramente mueren de hambre. Y teniendo conciencia de estas cosas que pasan a la vuelta de la esquina cualquiera puede venir y preguntarse entonces para qué leer tanto o como la molestia que siempre tenía Saramago hacia esa gente que lo mencionaba como un autor mundialmente conocido y él contestaba que cómo diablos (este diablos es mío) voy a ser un autor mundialmente conocido si la mayoría de los habitantes de este mundo, como ya dije, no saben leer ni escribir. Entonces, por fin, puedo decir con la cabeza gacha y un poco de vergüenza por tanta realidad abrumadora que Fidel (a pesar de tanto cagadal que hizo pero reconociendo el analfabetismo inexistente, la salud gratuita y cositas por el estilo que logró administrar) leía un promedio de dos libros al día y también recuerdo con melancolía la historia conmovedora del soldado que en plena guerra leyó la obra completa de Gógol limpiando letrinas.

¿Quién es Eynard Menéndez?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s