Una juventud dormida

Sergio Castañeda_ Perfil Casi literalEstamos inmersos en el llamado progreso capitalista, en la modernidad y la tecnolatría. Nos seducen, a través de bombardeos mediáticos, a deambular de bazar en bazar asociando la felicidad con la adquisición material. Nadie parece percatarse que la publicidad es el perfecto arte de crear la mentira. Lo más lógico sería pensar que la calidad de vida del homo sapiens es cada vez más digna y libre conforme la historia humana avanza, sin embargo la realidad cotidiana demuestra lo contrario.

La existencia inauténtica, de la que habla el filosofo alemán Martin Heidegger, es cada vez más visible en nuestros días y la juventud es cada vez más vulnerable a este tipo de alienación que la va convirtiendo en una amante apológica de toda novedad superficial. La juventud de este país, para ser más puntual, es en su mayoría erudita en cualquier cuestión que se refiera a realitys televisivos (donde la opulencia habla por sí sola), a celulares inteligentes, a armas, a carros de lujo, a la moda (que es el más claro ejemplo del objetivo consumista, pues debe estar en constante cambio para eso mismo, facilitar el consumo) etcétera; lo que conlleva a querer imitar a diversos personajes de la pantalla, dejando por un lado su propia autenticidad y cultivando frustraciones al no aceptar su realidad y no poder adquirir todo este tipo de objetos.

Siempre he escuchado que la juventud es el futuro, aunque considero que esa máxima está vieja, obsoleta, caduca, anacrónica. La juventud es el presente, un presente marginado e ignorado por la adultocracia que gobierna al país. ¿Qué se puede esperar como sociedad de una juventud que pasa de una cosa a otra sin profundizar en nada? Una juventud que han vuelto extremadamente pragmática, silenciosa, indiferente ante la realidad de la que quiera o no forma parte. La juventud se ha vuelto tímida y recordemos que la timidez no es inherente al humano, sino es un mecanismo de defensa que se desarrolla —y vaya si la juventud la ha desarrollado—, producto al miedo socializado y a la amnesia histórica de sus confortables hogares.

Considero tan necesaria, en estos tiempos oscuros, la inconformidad y la rebeldía (con el debido criterio, claro está) tan propias de la juventud en todos los tiempos; la necesidad de nuevas generaciones que defiendan sus propias causas, que cuestionen, que no agachen la cabeza ante todo lo establecido, que consideren que hay cambios posibles tras actuar, una juventud que deje de repetir discursos y comience a expresar sus propias palabras. Si escudriñamos un poco la historia, este tipo de acciones ante cualquier hecho inaceptable es el que le ha dado vida a grandes revoluciones, a diversas organizaciones, a varios géneros musicales y, en general, a cambiar la calidad de vida de muchas personas.

Pero en estos tiempos modernos percibo, y ojalá me equivoque, que el joven se ha envejecido. Lo han programado sistemáticamente, lo han ido cosificando para que así cosifique a sus semejantes creando un circulo vicioso e interminable para que la pasividad, la indiferencia y la timidez sean los pilares de los nuevos valores que serán nada más y nada menos que el materialismo y consumismo, ese que intenta hacernos olvidar las cosas más simples pero fundamentales de la vida, y para eso necesitan de constantes herramientas antinaturales para que el humano caiga rendido a ellos.

Y sí, se utilizan métodos persuasivos para dar la idea de necesitar ciertas cosas que no son más que necesidades creadas. Todo esto es sin lugar a dudas antinatural, pues lo natural no necesita la constante manipulación masiva como herramienta. Esta era apolíneo burguesa triunfa cada vez que se detienen los deseos y los instintos más puros, y cada vez que se consagra a cualquier ente por su valor monetario. No hablo para nada de carencia, sino de la absurda búsqueda de una felicidad cosificada a través del despilfarro, del consumismo al que nos induce traicioneramente ese absoluto que lleva por nombre mercado y que con sus métodos, adormece a las masas.

¿Pero para qué resistirnos, jóvenes? Que mueran las bibliotecas y sus libros empolvados de literatura, filosofía e historia; que los establecimientos nieguen cada vez más el espacio a los diversos conversatorios sobre ciencias sociales, que cada vez haya menos jóvenes estudiando humanidades, que se califique peyorativamente a cualquiera que cuestione y, por el contrario, gocemos y celebremos porque seguirán existiendo los malls, la moda, la influencia del norte y los mitos creados por Coca-Cola. ¡A gozar!

¿Quién es Sergio Castañeda?

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Les agradezco tanto a Ismael como a Escrilia la lectura, crítica y comentarios acerca del texto. Comentaré algunas ideas de Ismael con el fin de crear un agradable diálogo: En cuanto a llamar “arte” a la publicidad, como bien menciona Ecrilia; la publicidad surge como arte y puee considerarse que tiene elementos de diversas artes. Aunque no es el fin de este texto crear un debate sobre lo que es el arte o no y que elementos debe tener esta para ser considerada tal. Cuando me insta a pensar en sujetos concretos y no en masas, no puedo evitar señalar que el ser humano es un ser gregario por naturaleza y la juventud incuestionablemente, ha sufrido rechazos a lo largo de la historia simplemente por su condición. Que cada individuo es responsable de sus acciones y vicios, creo estar de acuerdo no sin dejarlo de cuestionarlo dependiendo de las circunstancias de cada individuo, pues sin sin lugar a dudas hay estructuras sociales que influyen de una forma sutil y siniestramente poderosas, así que esto considero que siempre estará abierto al debate, al mismo Jean Paul Sarte le criticaron dicho punto de vista que usted menciona. Que no hay indiferencia ni pragmatismo, pues puede ser su forma de ver las cosas, sin embargo no la comparto, pues considero que algunos modelos educativos (como el guatemalteco) y entornos enajenantes apasionados por la técnica por sobre cualquier cosa, si crean pragmatismo, indiferencia etc. y a esto también se refiere el maestro Heidegger, entre su obra filosófica. En lo que estoy totalmente de acuerdo con usted, es que tanto en Jóvenes y viejos se puede encontrar estupidez, pero en este caso particular las palabras escritas están dirigidas a la juventud, porque si ha habido, a lo largo de la historia, generaciones más comprometidas e interesadas con su entorno que otras. En fin, un gusto haber podido compartir y debatir interesantes ideas, pero para no aburrirlos más, procedo a disfrutar de esta tare de Domingo, saludos.

  2. Deseo aclarar un punto del comentario anterior; Más allá de que la publicidad haya comenzado como un arte o no, es indudable la estrecha relación que existe entre la publicidad y el arte y él cómo los publicistas recurren al arte como referencia constante; Desde el uso parcial de obras de arte, también utilizando la representación libre de una obra o bien por el uso directo. Ahora teorizar sobre si la publicidad es arte o no… como se dice por acá, “ya son otros 20 pesos…” Saludos.

  3. Arana dice:

    Se nota interesante, pero, los peros…

    Iniciemos, la juventud es un estado accidental, nadie escoge ser joven, así como llega la juventud así se va…nunca nadie nos pregunto “quiere ser joven”…solo pasa y se va…o sea que eso del futuro esta en la juventud o achacarle a la juventud males o renegar sobre ella es totalmente superfluo.

    El materialismo, la pregunta aquí es, ¿Qué otra manera existe ademas de la material de sobre-vivencia para el ser humano?, es obvio que necesita cosas materiales para su sobre-vivencia material, porque la realidad existe, y esa realidad se construye con “identidades” y estas en su mayoría son materiales, y entender eso ha ayuda a que la sociedad se desarrolle.

    El problema NO es el consumismo, ni fabricar bienes, ni vender, mucho menos la televisión, el problema radica en, hacer que mas gente tenga acceso y pueda pagar esas comodidades, que van desde las comunicaciones, carros, hasta un buen plato de comida…o sea “como” hacer que esta gente pueda generar su propia riqueza, o construir su felicidad como mejor le parezca, en igualdad de oportunidades y ante la ley… y pueda consumir lo que se le venga en gana sin que nadie lo critique, después de todo la conciencia es libre, no podes actuar como inquisidor porque crees que las personas no piensan o no tienen la profundidad de razonamiento que el tuyo.

    Capitalismo en nuestro país, si de Guatemala hablas…pues que te den el privilegio de consumir, no quiere decir que sea capitalismo, o si… ciertamente el capitalismo produce consumismo, pero no es su base … porque si por el consumismo definiéramos el capitalismo, no es algo demasiado simple, pregunto,… o algo ambiguo, artificial diría yo, para definir el capitalismo, es un concepto que carece de lógica decir “consumismo” es capitalismo.. el consumismo por si es un estado emocional, perteneciente al ser humano, sera eso capitalismo…una emoción o una forma de expresar sus deseos sera capitalismo, no encaja mas en “hedonismo”…pero bueno… ambigüedades que desinforman y crean verdades al estilo de Goebbels repite 1000 veces un mentira…y nítido.. consumismo termino siendo capitalismo…mentira mas grande…pero, peros, y mas peros…

    Y como la columna termino con sarcasmo yo también ja. :

    Hay que acabar con todo ese materialismo, porque consumir libros, porque consumir música, porque consumir pinturas,…porque consumir letras (son solo 27 se pueden acabar, conservemoslas)…. un solo libro es mas que suficiente NO se necesitan mas (porque imprimir tantos libros para vender), a los dueños de la verdad les basta…para que fabricar tantos libros, esos lectores consumistas (compran y compran libros sin medirse, y hasta los coleccionan pueden creer), paren la producción, cierren las librerías…porque tener 1000 canciones en el reproductor que sea “una sola” o ninguna canción, saben que ya no existan, escritores ni músicos, eso produce consumismo…paf …saben que no produzcamos ropa, un taparrabo es suficiente… el materialismo es malo, pongámonos a meditar.. cerremos los ojos…y que los dioses nos traigan alimento, ropa, transporte…alegría…”si que así sea”……paf.

    Peros y contradicciones…ha consumí mi tiempo en esto, esta columna me hizo consumista y como el tiempo es dinero….que materialismo, escribir columnas…jua…

    Espero no te ofendas pero tenia que ponerle sabor (por el sarcasmo)…comprendo varios de tus puntos, pero no les veo lógica..es lo único, y eso quiere decir coherencia con la realidad desde todos los puntos de vista. Y como ya te habrás dado cuenta si no es coherente o convincente desde todos los puntos de vista resultan solo palabras superfluas… saludos, y salud por la búsqueda de la verdad…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s