Un paso a la vez (aunque parezca peregrinación)

Rubí_ Perfil Casi literal

Nos colmaron la paciencia. Hoy levantamos la cara; nos pronunciamos. Estamos rebalsados de tanta corrupción. Día a día caen más peones. Irónicamente, así es como funciona esta finca llamada Guatemala. Y reconocerla así, como una gran finca, es lo más doloroso; pero estamos de pie y seguimos, no pueden callarnos más. Salimos a las calles, manifestamos nuestro sentir, escribimos, nos informamos, leemos, opinamos, etcétera. A nuestra humilde manera, todos aportamos un poco al pronóstico histórico del hartazgo. Lo hacemos para saber cómo accionar los engranajes de un cambio positivo para el país.

Incluso pintamos. Borramos los colores de la putrefacción. Así es como la iniciativa “Pintemos Guate” crea arte pictórico en espacios públicos mancillados por la propaganda política. Esta disposición consensuada entre ciudadanos hace valer el inciso “a” del artículo 223 del capítulo cuatro de la Ley Electoral y de partidos Políticos, que señala que durante cualquier proceso electoral es terminantemente prohibido “hacer propaganda electoral pegando o pintando rótulos en efigies, paredes, señales, rótulos, puentes y monumentos, salvo que se trate de propiedad privada y se cuente con autorización del dueño”, así como el inciso “j”, que explica que será sancionado el no “limitar el uso gratuito para la colocación de propaganda en los postes o de poste en poste, colocados dentro de las calles, avenidas o carreteras del país.”

Mientras el TSE brilla por su ausencia en la atención a esta violación de la salud visual de la ciudadanía, vecinos de lugares como Antigua Guatemala, Petén y San Pedro La Laguna y otros han decidido borrar el emblema de determinados grupos (incluso arriesgando su integridad física por las represalias que toma la población afiliada a conocido partido) para salvaguardar los espacios públicos y evitar la contaminación visual. Con motivos artísticos, los postes del alumbrado público y terrenos rocosos a orillas de las carreteras ya no son una pancarta más. Admirable iniciativa. Un gran paso.

Cada cuatro años nos invade la misma peste propagandística. Elegir un nuevo mandatario para el país significa exponernos irremediablemente al bombardeo mediático, a la obligatoriedad de escuchar una y otra vez las misma falacias en diferentes hocicos. Cada cuatro años los ciudadanos guatemaltecos somos hostigados por los campos pagados a través de todos los medios de comunicación masiva. Es simple: estamos hartos.

Perdemos parte de nuestra libertad al ver la televisión nacional, al escuchar la radio, al leer los periódicos y al interactuar en las redes sociales; en todos lados se nos promete el oro y el moro cuando en realidad terminamos en taparrabo. Esta época nos deja nauseabundos por la  abundancia de basura politiquera, y como si esto no fuera suficiente, nuestros espacios públicos están igualmente infectados de esta roya. Suficiente tenemos con los espacios privados cada cincuenta metros al a redonda en los lugares de mayor aglomeración y tránsito. Los postes de energía eléctrica están pintados con colores alusivos a equis partido y nuestros árboles están revestidos con carteles que anuncian la llegada de un nuevo prospecto (sabrá el cielo de qué)  que pretende la salvación del pueblo de Guatemala. Un panorama asqueroso para cualquier vecino consciente del trasfondo de esa utilería chatarra.

Un paso a la vez. Concentración de pueblos anuentes a expresar nuestra opinión, denuncias vía red social, artículos de opinión, arte colectivo. Cada iniciativa es válida si lo que queremos es contribuir a hacernos escuchar. Ya dimos el primer paso. Ya rompimos el silencio. Ahora sigamos.

¿Quién es Rubí Véliz Catalán?

4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. santiago6692 dice:

    Por completo de acuerdo con tu opinión y tus argumentos. Este es un fenómeno que ataca a muchos países (sobre todo los tercermundistas). La basura politiquera siempre se hace presente con una aparente “inmunidad” para actuar en los medios según su iniciativa económica; según lo que estén dispuestos a derrochar para que sus falacias sean oídas y, aparentemente, elegidas…

    Un saludo y gracias por hacerme pensar.

    1. jaime dice:

      Exelente opinion, como un gancho al higado para todos los politiquerillos que ahora se dan cuenta que el pueblo de analfabetas sabemos ver las diferencias y grados de ignorancia en el que estabamos sumidos y ahora es necesario socializar el sentimiento que nace de nuestros pensamiento y hacer una mejor patria.

      1. Rubí Véliz Catalán dice:

        Totalmente de acuerdo, Jaime. Es necesario demostrar que conocemos las intenciones del fotografiarse con ancianos, con campesinos, con niños. ¡Ja! causa gracias ver esas gigantografías de cualquier candidato al hueso mayor, junto a un campesino. Como si estos politiqueros supieran siquiera por dónde se toma un azadón para trabajar la tierra. No somos tontos.

    2. Muchas gracias a ti por leernos, Santiago. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s