Tim Hecker: Haunt Me, Haunt Me Do It Again

Fernando_ Perfil Casi literal

Los nostálgicos, enemigos de los relojes y los calendarios, desconfían de la música moderna. Se rehúsan a abrazar el cambio y se aferran a los libros y los discos y las charlas en persona acompañadas de cerveza o vino tino. Hacen bien: no hay nada como el sonido de la trompeta bebop de Dizzie Gillespie o la voz de Alisson Krauss al compás de una mandolina. Incluso ahora hay chicos descubriendo a Baby Huey y Curtis Mayfield. Hay algo bello en lo inmutable. Aun así, la música moderna, en sus linderos más lejanos, también tiene joyas, como este disco.

Afortunadamente, muy adentro de las cavernas posmodernas con chicos elevados con ácidos apócrifos y fiestas de 72 horas, está Tim Hecker. Su primer disco, Haunt Me, Haunt Me Do It Again se publicó en 2001. Hecker es uno de los mayores representantes del Ambient, una de las múltiples variantes de la música electrónica. Este género utiliza generalmente sonidos basados sobre la atmósfera y la intencionalidad; prescinde de tonalidad y línea melódica y especialmente aprovecha los sonidos computarizados para generar sensaciones auditivas. Esto diferencia el Ambient de otros géneros que se basan sobre el beat.

Hecker también explora el Glitch, un subgénero padre del famoso dubstep.

Lo espectacular del disco es la capacidad de Hecker de tomar sonidos de cualquier parte y transformarlos en música. El álbum, después de catorce años, aún suena fresco, desafiante, lleno de pulsaciones y cuchilladas-estéreo. No hay que confundirse: no hay nada artificial, si algo quizá solamente el medio; el fin es una hora de sonidos astronómicos, una gama de tristezas y movimientos que dejan al escuchador pendiente de la próxima pista.

Hay piezas fantásticas como Borderlines; Hecker rinde homenaje a Walter Benjamin y titula una de estas pequeñas obras maestras The Work of Art in the Age of Cultural Overproduction en alusión a The Work of Art in the Age of Mechanical Reproduction.

Cuando se publicó, Pitchfork, un medio de críticas musicales, calificó el álbum como 8.6 de 10, algo notable para el debut de un músico canadiense de 27 años.

Reseñar discos underground es difícil, especialmente con este tipo de música. Quisiera invitarlos a escuchar a Hecker. Sé que lo agradecerán en lo futuro.

Se los comparto como yo lo escuché: aquí.

De nada.

¿Quién es Fernando Vérkell?

Un comentario Agrega el tuyo

  1. ¡Gracias Fernando! No lo conocía… Me gustó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s