Bohemia suburbana: Imaginaria sonora

Fernando_ Perfil Casi literalTodo artista verdadero es irrepetible, por definición. Puede haber desarrollado un estilo, una voz, un sello propios, pero esto es parte inherente de su arte. Aquel que se repite libro tras libro, o álbum tras álbum, exposición tras exposición, filme tras filme, artículo tras artículo, debe ser condenado al olvido.

Bohemia suburbana estrenó disco. No se parece a nada hecho antes por la banda. Yo diría que es un disco de transición. Yo lo llamo el disco-puente.

En la escena del rock guatemalteco estamos condenados a un sonido local. Varias vacas sagradas —que no mencionaré directamente aquí— han caducado con los años, incluso después de muertas o desintegradas. La escena local es cansina y se quedó en el viaje de los noventa. Es cierto también que huimos del cambio como fugitivos.

Hay, sin embargo, un puñado de músicos camaleónicos, desesperados, disconformes. Este disco de 42 minutos es una muestra del interés de Bohemia suburbana por salir del sonido noventero y entrar en el nuevo mundo.

Para los rockeros chapines de sangre, este cambio en muchos casos ha resultado un sacrilegio; para otros, ha significado el nuevo paso de una banda clásica hacia otros rumbos. Guitarras frescas, muy trabajadas, llenas de sonidos producidos; un bajo como fundamento y con menos protagonismo, percusiones limpias (a diferencia de la crudeza de Sub) y una voz serena y madura hacen de Imaginaria sonora un disco cosmopolita.

Como todo disco de transición contiene joyitas como Pero nadie, Tengo que llegar, Ayai Uyui y canciones de bajo calibre como Perplejo. Canciones eclécticas como Irreversible sistema y guiños al pasado como Mal sabor y Buscando conexión.

La primera impresión es conflictiva. En estos tiempos quisiéramos que Bohemia enarbolara banderas y gritara consignas; pero es mejor escribir para la posteridad, con los pies en tierra sagrada. Estas canciones son círculos; hay poca conexión entre ellas y significan el regreso tan esperado de una banda que en vez de cantar, sangra.

Un disco como un puñetazo.

¿Quién es Fernando Vérkell?

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Leo De Soulas dice:

    Aunque he de confesar que soy apenas un aficionado al rock nacional y tampoco es el estilo que más me guste, me parece interesante oír ese cambio de Bohemia, principalmente, porque como lo dice el autor de este artículo o como lo sugiere, mucha música ya estaba algo gastada en la tradición del rock noventero. Y claro es saludable esperar que un artista evolucione.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s