Galletita feminista

Corina Rueda Borrero_ Perfil Casi literalÚltimamente he coincidido con un espécimen de hombre muy particular. Me refiero a ese hombre con alarde feminista que pretende merecer un premio cada vez que dice o hace algo por la defensa de los derechos de la mujeres y en pro de la igualdad; es decir, piden que las feministas lo felicitemos, le demos una recompensa, una galletita, por sus ideas de avanzada para que las mujeres —y por tanto, la sociedad— superen las normas sociales dictadas por el heteropatriarcado.

Estos personajes no son, necesariamente, compañeros en luchas sociales o aliados a la causa feminista (aunque muchas veces se hacen pasar por ellos). La gran mayoría son aquellos con los que te encuentras por azares de la vida y te quieren restregar en la cara lo solidarios que son con «nuestra causa» (como si la igualdad solo nos beneficiara a nosotras). Dicen cosas como que ellos también limpian la casa y ayudan en las labores del hogar o con el cuidado de los hijos. Pausa y respiro. Es justo aquí donde se me explota una vena. ¿Ayudar? ¿En serio creen que están «ayudando» por ser autónomas y recoger su propio reguero? ¿Es acaso la norma, dentro de su concepción pseudofeminista, que sea responsabilidad exclusiva de la mujer cambiar pañales y barrer pisos para que consideren que debo aplaudirles porque están «ayudando»?

Y sí, ya estoy escuchando algunos haters con los típicos comentarios diciendo que «estas feministas se quejan de todo» y que ni siquiera puedo «entender este pequeño acto de conciencia por parte de los hombres». Y es que, querido amigo que jura ser un macho alfa pecho peludo, le comento que su comentario no tiene nada de conciencia porque, a la hora de hacer cualquier diferenciación de este tipo entre hombres y mujeres, están incurriendo en un acto de sexismo; es decir, están reforzando un estereotipo indirectamente.

No digas que eres feminista simplemente para caerle bien a las feministas. Nosotras conocemos bien por qué lo somos, además, es poco sincero decir que eres algo que ni siquiera conoces y que para terminar de fregar terminas por producir el efecto contrario cuando tiras comentarios tan poco sustentados y lógicos como el que menciono arriba.

Si eres hombre no obtienes una medalla al decir que eres feminista e ir a una marcha por nuestra causa. Tampoco lo hace asistir a una reunión de un grupo feminista, como tampoco tenemos porqué sonar tambores solo porque hablaste elocuentemente acerca de la igualdad de género o evitaste un acto de violencia contra las mujeres. El ser feminista implica dejar de reproducir, a través de tus actos, comportamientos machistas y patriarcales en nuestra sociedad.

El ser un hombre y ser feminista al mismo tiempo requiere ser respetuoso con la causa de igualdad de género sin querer colonizar sus espacios. Requiere algo tan sencillo y tan poco practicado como la solidaridad.

¿Quién es Corina Rueda Borrero?

Un comentario Agrega el tuyo

  1. María Alejandra Guzmán dice:

    Y no solamente los hombres. Al menos en Guatemala, ser feminista se ha convertido en tendencia desde hace unos pocos años y me parece que muchos se ponen la camisa feminista para lucirla y no para sudar con ella.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s