La piñata que nunca fue

Alfonso Guido_ Perfil Casi literalA Maryzhella.

Quizá nadie sepa que algunos de los momentos más felices de mi vida los pasé como garrapata encaramado sobre un par de piernas, muy blancas y muy flacas, que tenían un tic nervioso que las mantenía inquietas todo el tiempo. Siempre estaban ocultas bajo una falda floreada y larga hasta los talones.

Pero el 12 de octubre de 1992, hoy hace veinticinco años, me llevaron a una piñata que nunca fue: ni chimbombas, ni queque, ni piñata, ni payasos, ni niños, ni nada. Todo era mentira. Y las rodillas de aquellas piernas jamás volvieron a doblarse.

Desde entonces, muchas veces intenté —sin éxito— contar las marcas que ahora, como la línea de un ferrocarril que huye hacia el sur, esconden esas piernas. Curiosamente, la piñata inexistente y esas cicatrices se convirtieron en la primera prueba material —de muchas— que usó Dios afanosamente para demostrarme su paradójica… ¿existencia? ¿Inexistencia? Ni siquiera sé qué palabra emplear. En asuntos de fe, hasta las paradojas pueden ser las falacias más grandes de sí mismas.

En todo caso, estoy seguro que cada quién tiene las suyas —sus pruebas, razones o falacias (o las tres)— aun cuando no tenga el valor para verlas ni sea capaz de explicarlas.

¿Quién es Alfonso Guido?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s