Un extraño en el campo argentino

Leonel González De León_ Perfil Casi literalDistancia de rescate, nouvelle de la escritora argentina Samanta Schweblin publicada en 2014, narra cómo un pueblo en el interior de Argentina ve alterada su monotonía por situaciones dinámicas, incomprensibles al principio, pero que luego dejan ver como ejes principales la migración, la intoxicación/desintoxicación y el exorcismo.

La trama se articula sobre la conversación entre Amanda, adulta ingenua, y David, niño con voz de adulto que, aunque no puede ver lo que pasa alrededor, se entera y controla la situación a través de Amanda. La disposición de los sucesos sugiere la tragedia sin llegar a definirla, pues la autora desgrana los hechos con pericia milimétrica mientras maneja el tiempo y prepara el clima para las escenas definitorias.

Uno de los atributos de la historia es el equilibrio de las emociones, tanto para atizarlas como para devolver la calma al lector, pues tras describir en forma descarnada el padecimiento de los niños de la zona —«Los párpados rojos y tirantes, inflados como los del caballo»— y de narrar la cotidianidad que adquiere la tragedia —«cada dos por tres alguno cae, y si se salva igual  queda raro»—, el tono sórdido desaparece y es sustituido por la descripción de un paisaje calmo.  También destaca el oído de la que escribe para incluir algunas frases musicales —«¿La ves? ¿Ves ahora, otra vez?»—. El extrañamiento surge como resultado de lo que no se ve, lo que no se dice y lo que no se sabe y que debe ser descifrado por el lector.

En una entrevista, Schweblin confiesa los principales vectores que alimentan su literatura y que aquí afloran en forma explícita: la tradición latinoamericana y la estadounidense. La primera revela la impronta de Horacio Quiroga, que supo convertir las historias tenebrosas en «cuentos de efecto» como nadie lo había hecho —y sigue sin hacerlo— en el continente; y la segunda delata a Hemingway en la estructura de diálogos muy puntuales, casi telegráficos, que a pesar de su austeridad son muy efectivos, mientras que en el fondo, se intuye la influencia de Cormac Mcarthy (léase La carretera) en algo que podría definirse como «El mal innominado»: aquello que abruma y orilla a los personajes a lanzarse por la borda, pero que apenas se esboza y nunca llega a caracterizarse de lleno, aunque al final de esta novela se hace explícito. En esa línea podría emparentarse con «La ola» cuento de la boliviana Liliana Colanzi incluido en el volumen Nuestro mundo muerto, donde algo funesto pero indefinible se respira, toma el control y tuerce la conducta de los personajes. No es la primera vez que Schweblin utiliza este efecto, ya lo hizo antes en «La respiración cavernaria», incluido en su libro Siete casas vacías; pero ese es, a mi juicio, un ensayo fallido que aquí funciona a plenitud.

Schweblin, famosa como escritora de cuentos y con varios galardones en el género, comenta que Distancia de rescate empezó como un relato que de a poco fue acumulando páginas hasta convertirse en una novela corta que se lee de un tirón. Esta obra fue finalista en el Man Booker Prize en 2017, premio que se otorga en Inglaterra a la mejor traducción al inglés, codeándose con autores como Amos Oz, Mathias Enard y David Grossman, quien al final resultó ganador. Y el último atributo para esta historia es la brevedad, capaz de potenciar el efecto de cualquier texto.

[Foto de portada: archivo de Casa de América]

¿Quién es Leonel González De León?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s