La farsa del Community Manager

Angélica Quiñonez_ Perfil Casi literal.jpgEstudié literatura en la Universidad porque en el fondo no me interesaba el futuro sino la posibilidad de mantenerme en un presente continuo: leyendo novelas, escribiendo poesía y juzgando amargamente a las personas que prefieren la película. Pero llegó el momento, en mi último año, cuando me percaté de que probablemente necesitaría un trabajo real para incorporarme al mundo de los adultos, o al menos, al segmento de los adultos que pueden costear sus propias cervezas y almuerzos ejecutivos.

¿Qué haría una mujer con una carrera del pasado en el siglo XXI? Mientras leía cientos de clasificados en papel y en línea descubrí mi oportunidad de confiar en el futuro. Con los únicos requisitos de impecable ortografía, manejo de Office y disponibilidad de horario, obtuve un puesto de Community Manager (y estoy segura de que muchos de mis colegas literatos millennials podrán identificarse con esta venturosa decisión). Encontré mi lugar en el nuevo siglo, con una carrera futurista que por y para siempre tendré que explicarles a mis parientes mayores en las comidas familiares, pero que justifica mi necesidad de leer y escribir mucho.

El concepto de un Community Manager es ridículamente sencillo: publicas actualizaciones en redes sociales, respondes dudas y mensajes en el inbox y de vez en cuando cambias las fotos de la página con el material que provee un diseñador. Muchos literatos piensan que por conocer las intrincaciones narrativas de Borges y las metáforas precisas de Pizarnik podrán producir poéticos tuits y estados que conmuevan a las personas a ofrendar su like y follow. Con la autoridad que les confieren una ortografía y redacción decente, muchos de ellos comienzan a presentarse como «especialistas de contenido» o «expertos en medios digitales». Irónicamente, muchos colegas de las letras han usurpado un empleo que fue concebido por un mercadólogo que probablemente piensa que Roberto Bolaño es el Chavo del Ocho.

Siendo Community Manager llegué a una cruda conclusión sobre la descripción del puesto: ese no es el lugar de un académico ni de un artista sino el de un vendedor. Y me causa gracia que no quieran atribuirse esa descripción tan comercial y aburrida, pero es la correcta. Las redes sociales son un sitio de diálogo donde las tendencias y sus datos dirigen el contenido. Cuando estudié la estrategia de venta con que funciona la publicidad digital entendí que mi carrera era más superflua de lo que pensé y que realmente dependía de mi capacidad de análisis, eficiencia verbal e interpretación numérica para hacer bien mi trabajo, y no de una bonita redacción. En este siglo y en estos medios, donde puedes crear de acuerdo con nuevos retos y tendencias, tu único pecado es ser aburrido o irrelevante. Y por favor perdónenme mis colegas académicos, pero lo que ustedes publican, comentan y comparten suele serlo (y no hablo solo de sus poetuits).

Un par de veces este año he revisado las «estrategias digitales» de algunas amigas literatas. Ambas se disgustaron cuando les dije que debían prestar atención a sus tasas de respuesta, interacción proporcional y conversión. Se ofendieron porque les dije que ya nadie llena sus tuits con hashtags innecesarios y decidieron ignorarme cuando les pregunté si acaso han estudiado los algoritmos de contenido y segmentación. Seguramente piensan que soy una repugnante sabelotodo pero no me preocupa demasiado. Después de todo, solo se lo contarán a 200 seguidores.

¿Quién es Angélica Quiñonez?

Anuncios

5 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Juan Pablo Pira Martinez dice:

    Desemburrame. ¿Dónde puedo encontrar un “libro de pintar” de los algoritmos de contenido y segmentación?

    1. Angelica Quiñonez dice:

      Sí 😀 En general, SocialBakers y Brandwatch ofrecen herramientas, reportes y blogs con información sobre eso, incluyendo estudios de caso. Pero gran parte de lo que aprendí fue en DDI Latam.

  2. ¡Hola Angélica, muy divertido tu post! Yo no soy como tus amigas literatas (y tengo menos seguidores), así que me gustaría que me contaras qué es eso de “las tasas de respuesta, interacción proporcional y conversión”… Y también sobre eso de “los algoritmos de contenido y segmentación”. Así que, igual que Juan Pablo, te pido: ¡desembúrrame!

    1. Angelica Quiñonez dice:

      Gracias 🙂 Como le dije a Juan Pablo, puedes encontrar muchos de esos estudios en blogs de SocialBakers y Brandwatch.

  3. Marvin Ventura dice:

    Eso del Community Manager es como trabajar en un Call Center digital. Saludos Angélica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s