¿Ideología de género o pendejismo argumentativo?

Corina Rueda Borrero_ Perfil Casi literalEl viernes de la semana pasada estuve en un programa de televisión en donde compartí espacio con dos seres ultraconservadores de derecha: Agustín Laje y Nicolás Márquez, y donde tuve que escuchar por casi una hora un desmembramiento inexacto y ambiguo de las teorías ideológicas de la izquierda porque, según ellos, existe una «nueva izquierda» que quiere, a través del feminismo y la diversidad sexual, «imponer» sus ideas para la destrucción del mundo como lo conocemos. Ante tanta perorata, sinrazón, mitos y falta de tiempo ―puesto que el programa solo consta de una hora (con cortes comerciales) y fuimos siete personas las que desfilamos por la mesa, donde por cierto yo era la única mujer― he decidido hablar de este tema porque lastimosamente hay gente que de verdad se ha tragado el cuento de este par de charlatanes con aires de intelectuales, por lo que es importante hacer aclaraciones a los juegos de palabras que ellos utilizan.

En primer lugar, estos personajes aseguran que existe una supuesta «ideología de género», concepto que fue precisamente inventado por los mismos grupos conservadores como parte de una agenda que promueve la intolerancia y el freno en el avance de los derechos humanos. Dicen que el término proviene del feminismo y de la izquierda, pero en ningún libro de este corte habla de esta «ideología», sino del sistema latente de opresiones que Laje y Márquez ridiculizan (como si prácticamente viviéramos en un mundo ideal y fuera pura idea nuestra las tasas de desigualdades). En esencia, lo que hacen estos dos individuos, al igual que otros seres como Amparo Medina y miembros de grupos pro-vida y pro-familia, es montarse bajo un cuco inventado para atemorizar a los más incrédulos con términos complejos y teorías de conspiración. Es fácil manipular cuando se inventa un enemigo que atacar; en este caso el enemigo sería la «ideología de género».

Pero al final, que ellos hablen o no de ideología es lo de menos; aquí lo importante es entender el concepto de género, que busca señalar las características que tradicionalmente han sido asignadas para hombres y mujeres. Posteriormente es aquí donde se hace la diferencia entre sexo y género.

El sexo se resume a lo cromosómico y a las expresiones fisionómicas: si se es XX se tendrá vulva y senos, y si se es XY se tendrá pene. Por el contrario, el género es la construcción social que hacemos entorno al ser mujer o varón. Por ejemplo, tradicionalmente se les ha asignado a las mujeres las labores del hogar, la crianza y el cuido, y a los hombres, la vida pública. O bien, se dice que las mujeres son sensibles y los hombres pensantes, y así, un conjunto de atribuciones basadas en estereotipos para mantener control sobre la mitad de la población. Por tanto, no se puede hablar de una ideología porque el género hace una explicación de las atribuciones que se han dado a la condición humana, y en todo caso, lo único que se promueve a través de los valores democráticos es la no discriminación por razón de género, de la misma forma que la no discriminación por raza, nacionalidad, u otros factores.

Laje y Márquez también sostienen ―erróneamente― que el feminismo contemporáneo nace del marxismo. Para empezar por este punto, de todas las corrientes políticas conocidas, de las más críticas con los pensamientos de izquierda ha sido el feminismo, justamente porque dentro del mismo proletariado los hombres recogen su cuota de poder para ejercerla contra la mujer oprimida, y justo ahí es donde nace la crítica fundamental de las feministas marxistas al movimiento. Además, existe una diversa gama de corrientes feministas que van desde el feminismo radical hasta el feminismo a secas, utilizado como herramienta «empoderadora» para seguir inyectando dinamismo al mercado, por lo cual no se puede decir que existe un homogéneo o común denominador dentro del feminismo ya que hay feministas de derecha como de izquierda.

En este punto también es importante mencionar que es ridículo pensar que la explicación que hace Marx sobre la lucha de clases está desfasada o «ha sido superada», que es lo que contraponen Laje y Márquez. Es una realidad que la lucha de clases está aún vigente y una prueba de ello es que sigue habiendo desigualdades y mala distribución de riquezas, por lo tanto, la lucha de clases seguirá mientras haya opresores y oprimidos.

También, de las cosas más ridículas que pude escuchar de estos dos fue la negación eminente de la construcción social de privilegios que hay para favorecer a los hombres; y para contrarrestar y ridiculizar la realidad se han inventado que existe una «dictadura de género». (Voy a respirar un momento porque en serio no puedo creer que en realidad tenga que escribir sobre algo que no existe). Si de por sí es ridículo que se hable del género como si fuese una ideología, es peor que se argumente que exista una dictadura de género contra los hombres: sí, contra los hombres, esos que están sobre-representados en todas las esferas sociales, políticas, culturales y económicas.

Si en realidad existiera una «dictadura de género» esa sería la que los hombres históricamente han ejercido sobre las mujeres para que nosotras no pudiésemos decidir nuestros destinos, situación vigente aún hoy en muchos contextos, ya que la mujer no será realmente libre hasta que pueda caminar por las calles sin miedo o decidir plenamente sobre su cuerpo, el primer territorio para cualquier persona.

Finalmente, la parte pragmática de sus argumentos se reduce a teorías conspirativas, entre las que mencionan como papagayos que las asociaciones para la planificación familiar como la IPPF o APLAFA venden órganos para financiarse, o que en Latinoamérica hay escuelas en las que le enseñan a ponerse bálsamo anal a los niños y que todo esto forma parte de un «lobby gay internacional» para hacernos homosexuales. Aquí el chiste se cuenta solo, solo hay que verificar las fuentes que ellos citan para darse cuenta de que los únicos que han acusado de venta de órganos a estas organizaciones son las mismas instituciones pro-familia, y cuando se les han realizado investigaciones federales (por presión de ellos mismos) todo ha salido negativo y no se ha procedido a ninguna causa penal. Incluso, los famosos videos como supuestas pruebas han sido desmentidos.

Respecto a lo demás, son sencillamente ridículos sus argumentos porque no existe en el planeta ninguna guía para la educación en sexualidad que hable de estas catástrofes distópicas que ellos denuncian, y si se busca con atención las únicas páginas que sostienen estas ridiculeces son las mismas que después suben artículos que previenen a los padres de familia de llevar a sus hijos al cine a ver Buscando a Dory porque se pueden convertir gays. Una fuente de información así tiene una etiqueta en grande de FAKE NEWS.

No quisiera terminar mi columna sin antes hacer una reflexión para quienes estamos del otro lado de la balanza y que aspiramos a un mundo sin ningún tipo de discriminación, y es que no podemos seguir pensando que a esta gente hay que ignorarla «porque están locos», pues por más locos que estén no dejan de ser peligrosos por el poder de manipulación que ejercen sobre la gente.

Lo jodido es que se aferran de principios en teoría «nobles» como la protección a la familia y detrás de todo esto hay un odio acérrimo a lo que es diferente a ellos y promueven la libertad de expresión bajo el supuesto que pueden decir lo que quieran porque es su derecho hacerlo. No se puede ser tolerante con las intolerancias y debemos tener claro que hay una estructura de poder para favorecer a quienes se aferran a sus privilegios, como estos grupos que odian la idea de que la gente pueda tomar sus propias decisiones. A estas personas hay que ponerles mucho ojo porque al final, por muy ridículas que sean, están ganando espacios y tienen dinero para financiar toda esa locura. No los subestimemos o estaremos más cerca de perder todo lo que hemos avanzado.

¿Quién es Corina Rueda Borrero?

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Ricardo Caballero dice:

    Completamente de acuerdo. Sin embargo ellos no dijeron que la lucha de clases había terminado, ellos dijeron que la Izquierda, al fracasar usando la lucha de clases, utilizaba el género (ideología) para sumar a grupos minoritarios en su agenda. Que disparate!!

  2. MRivas dice:

    Si existe una «ideología de género» que está generando controversias a nivel internacional. Esto lo vemos en países como latinos como México, Argentina y el continente Europeo.

    Los participantes de la mesa concuerdan que el sexo es totalmente diferente al concepto género. El sexo es un concepto fisiológico, el género es un concepto que puede ser modificado por situaciones culturales que son cambiantes por espacio y tiempo que las diferentes sociedades crean para mantener reglas sociales.

    Una ideología es el acumulado de ideas, pensamientos y prácticas que están relacionadas, sobre un entorno real acerca de un sistema general que comprende el ámbito político, social, económico, religioso, moral e incluso lo científico y tecnológico.

    La ideología es una forma de pensar de los individuos o grupos en la sociedad, si el género o no hace una explicación de las atribuciones que se ha dado a la condición humana no es lo que pude probar que no exista una ideología que grupos o personas tiene sonríe cualquier ideología incluida la del género. Que los valores democráticos promueven la no discriminación sin embargo promueven muchos más valores, promueven la convivencia en la sociedad y toda sociedad desarrolla una cultura y la establece como norma social y se socializa primeramente en la familia, la nacionalización secundaria se da en las escuelas. Las diferentes ideologías pueden nacer, desaparecer o coexistir como subculturas, dentro de cualquiera sociedad al igual puede suprimir una cultura predominante.

    De esta manera si puede existir cualquiera ideología a pesar de existir valores democráticos y también pueden correr el riesgo de cambiar estos valores en contra de la propia salud mental, física de la población.

    El Marxismo es una teoría formada por el conjunto de conceptos, proposiciones y definiciones que se encuentran relacionadas entre sí y que son recogidas desde un punto de vista sistemático que sustenta desde l filosofía el enfoque materialismo de Karl Marx, de la concepción de la historia analizada a través materialismo histórico y su crítica a la Política Económica del Capitalismo, donde sustentaba que existía una lucha de clases producto del control hegemónico de la clase dominante.

    Estos señores Agustín Lanje y Márquez utilizan esta teoría para analizar lo que ellos denominar la ideología de Género como una nueva manera de lucha de clases, que según ellos ya no es la lucha del proletariado en contra de la clase dominante sino que la ideologías de género es la nueva clase que busca la lucha contra el control de hegemónico del hombre hoy en la sociedad.

    Aclaro yo no es que estoy de acuerdo o desacuerdo en los que se sustenta estos autores, pero si vamos a criticar científicamente una tesis se debe rebatir con fundamentos teóricos como los que estos señores sustenta su tesis, no por creencias o por perspectivas personales porque se pierde el debate científico.

    Ya en Panamá se están dando situaciones para imponer sin el consenso de la población en la formación académica que se le quiere imponer a nuestra niños, se pretende cambiar los preceptos de sexualidad, sexo y género, esto lo vemos evidenciado en los link mostrado a continuación.

    Gremios de profesores “Piden retiro de textos escolares que hablan de ‘familias arcoiris’” verhttp://elsiglo.com.pa/panama/piden-retiro-textos-escolares-hablan-familias-arcoiris/24035292

    Ver también “Colegio La Salle retira libro por hacer referencia a ‘familia homoparental’
    https://www.tvn-2.com/nacionales/Salle-retira-referencia-familia-homoparental_0_4969003157.html

    El querer decir que tenemos perspectivas diferentes no significa que tenemos siempre la razón, hay que investigar ampliamente las situaciones a nivel internacional para comprender las particulares en Panamá.

    Se debaten hechos contra hechos, no se deben debatir percepciones personales contra hechos debido a que se queda sin validez los argumentos.

    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s