Por qué recodar y leer a Katherine Mansfield

Katherine Mansfield, pseudónimo de Kathleen Beauchamp (1888-1923), fue una destacada escritora modernista de origen neozelandés y una referencia que debería ser obligatoria para la nueva generación de escritoras, sobre todo por ser la versión en mujer de Óscar Wilde; así como lo leen. 

Nacida en el seno de una familia socialmente prominente de origen colonial, en Wellington,  Nueva Zelanda, su padre fue el presidente del banco central de su país, caballero de la corona real inglesa y primo de la también escritora Elizabeth von Arnim, con quien tenía buena relación; no así con la madre, quien, por tener con anterioridad dos hijas, esperaba con el nacimiento de Katherine un hijo varón. Al enterarse de que era otra niña, esta la rechazó de origen desde el primer momento, etiquetándola como el accidente ese, por lo que fue criada por la abuela, junto a dos tías adolescentes.

Esta autora cobra importancia no solo por su obra tan prolija, su vida y especialmente su bisexualidad, sino por ser una de las principales influencias de Anaïs Nin o Carson McCallum.

 Cuando la familia vivía en un área rural de Nueva Zelanda, Katherine comienza a escribir y nace su hermano Leslie, el segundo hombre más influyente de su vida después de su padre. A su regreso a Wellington, publica por primera vez en la revista del colegio; se enamora de su profesor de violonchelo, pero al no ser correspondida se siente rechazada por los habitantes del pueblo y decide pedirles a sus padres que la envíen a estudiar a Londres.

Al principio hubo oposición, pero tras insistir, la mandaron junto con sus hermanas al Queen’s College de Oxford, colegio católico para señoritas de sociedad, donde seguiría con su carrera como violonchelista y ocasionalmente escritora. En ese lugar el escándalo público fue su capa y espada, y ni crean que le importaba lo que una escuela católica con ciertas reglas pudiese decir o hacer con una alumna que conoció a su novia y después amante Ida Baker dentro de sus instalaciones.

Cuando termina sus estudios, convertida en una violonchelista bastante más que buena sus padres, advertidos de la situación con Baker, le ordenan que regrese a Wellington, cosa que hizo por un tiempo, pero considerando ese mundo provinciano y alejado del mundo inglés, regresó a Londres en 1908 con el sueño de dedicarse profesionalmente a la música, aunque su padre no se lo permite y nunca lo hará realidad.

A partir de entonces y contra la oposición de la madre, durante el resto de su vida su padre quien prefería tener una hija bohemia y loca que una «entretiene gente», le envía una pensión anual de cien libras esterlinas.  Rápidamente se convierte en una bohemia, como muchos artistas de su época, y conoce a Garnet Trowell, pero los padres de este, por los antecedes de Katherine y su insistente dama de compañía, Ida Baker, se oponen a la relación, pese a estar embarazada, y lo arrastran fuera del país y su vida, hasta quién sabe que recóndito sitio. Nunca volvería a saber de él.

Buscando a Trowell por todo lugar conocido, conoce a  George Bowden, un profesor de canto once años mayor que ella, con el que se casa precipitadamente y a quien abandona la misma noche de bodas para irse a vivir con Ida. Por medio de sus hermanas informa a sus padres de que está embarazada, y por arte de magia su madre, Annie, llega a Londres a principios de 1909.

Al aprovechar la ausencia de su hija, aprovecha para echar fuera de la casa a Baker y con engaños se lleva a Katherine a Bad Wörishofe, Baviera, Alemania, con la intención de mantener su embarazo en secreto, y de paso dejar atrás su lesbianismo, ya que también conoce su relación con Ida. En algún momento de los meses siguientes en el balneario, en medio de un altercado feroz entre su madre y ella, que deseaba la presencia de Ida, sufre un aborto natural.

Apenas recuperada, abominando a su madre, a quien nunca más volvería a ver, regresa a Londres en enero de 1910, y comienza a trabajar en la revista New Age, donde además de publicar las 12 historias que después serían parte de En una pensión inglesa, mantiene una relación con la mujer de su jefe, Beatrice Hastings. Pese al poco éxito de ese texto, envía otro cuento a la revista Rythym, que es rechazado por el editor, John Middleton Murry, con quien acabaría casándose en 1918, en una relación de a ratos corriendo de un lugar a otro de la ciudad, donde estaba Ida Baker, otras veces sola y otras con Murry; otras, los tres viviendo juntos. En medio de esos trotes, contrajo gonorrea, que le provocaría artritis para el resto de su vida.

Con la excusa de la quiebra de la revista, abandona a Murry y a Baker, y se va a vivir a Francia, con otro hombre, pero la relación no funciona y decide volver a Londres con Murry, quien insiste en matrimonio con todo y consorte asistida; cosa imposible, pues Bowden se niega y se esconde para no darle el divorcio, aunque le hace constantes escándalos por sus amoríos, sobre todo con Baker.

Después de lo de Alemania, pocas veces volvería a ver a su familia, por lo que cuando en febrero de 1915 su hermano Leslie llega a Londres, antes de partir al frente  ̶ donde junto con Ciril, el hijo mayor de Wilde muere ̶ , para ella fue un momento feliz. La muerte de Leslie la afectada demasiado por lo que empieza a refugiarse en sus recuerdos de la infancia, cuando vivía en Nueva Zelanda. Lo que antes le parecía horrible se transforma en uno de los periodos más productivos de su vida, lo que también repercute en una mejoría en su relación con Murry.

El año de 1918 fue para ella de grandes cambios. Una congestión tuberculosa hace que empiece a viajar por toda Europa buscando una cura para la enfermedad entre brujos, sibaritas y charlatanes. A pesar de eso, su salud empeora y tiene una fuerte hemorragia de la que logra recuperarse. En unas de sus salidas por el mundo en busca de solución a su mal, logra obtener el divorcio de George Bowden, y se casa con Murray, pero se separan dos semanas después de que publica Preludio, su segundo libro de historias.

No obstante, durante el invierno de ese año mientras ella e Ida Baker viven en San Remo, en Italia, Murry llega para pasar las navidades con ellas, pero la relación entre ellos no volvería a ser igual: él se quedaría por siempre en Londres y ella en Italia. Es el año en que recibe la visita de su padre, quien ha enviudado. A partir de entonces, reinicia la búsqueda desesperada de la cura para la tuberculosis, incluso con algunos métodos poco ortodoxos.  Dos años después, en 1920,  publica su tercer libro Por favor,un éxito extraordinario. Al año siguiente viaja a Suiza, y escribe El viaje,pero su salud sigue cayendo por lo que después de publicar La fiesta en el jardín, viaja a París, donde se aloja en un balneario cerca de Fontainebleau, en donde por Murry la visita el 9 de enero de 1923.

En la tarde de ese día sufre una segunda hemorragia pulmonar que le provoca la muerte. Tenía 34 años, y mucho más por hacer. Como todavía estaban casados, Murry recoge todo lo que había escrito y se lo lleva a Londres, para publicar El canto del cisne ese mismo año, y al siguiente, Algo infantil,para finalmente publicar Diario de Katherine Mansfield, y Cartas de Katherine Mansfield.

¿Quién es Dlia McDonald Woolery?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s