Cuba, o el homopánico institucionalizado

Por JAVIER STANZIOLA | EXPULSANDO A LUPITA

Así como Fidel Castro encerró su orientación sexual en alguna esquina de su cerebro, su homopánico lo llevó a encarcelar a cientos de homosexuales en campos de concentración para que se hicieran «hombres de verdad», para que trabajasen por la revolución como esclavos, para él librarse de tanta tentación sudada.