Categoría: Florilegio de una memoria accidentada

El mundo en silencio

El mundo en silencio_ Casi literal

Por DARÍO JOVEL | FLORILEGIO DE UNA MEMORIA ACCIDENTADA

No hay peor noticia para las personas de ciencias puras que no saber con exactitud lo que va a ocurrir.

Anuncios

Mujeres de El Salvador (III): Claudia Lars, llorar y escribir

Mujeres de el Salvador III_ Claudia Lars, llorar y escribir_ Casi literal

Por DARÍO JOVEL | FLORILEGIO DE UNA MEMORIA ACCIDENTADA

Su melancolía se volvió su arma más poderosa frente al papel. Sufrió, pero también vivió ferozmente. Borró su nombre y creó uno a su medida, uno que la hiciera digna de la posteridad: Claudia Lars.

Mujeres de El Salvador (II): María Isabel Rodríguez, madre de la salud pública

María Isabel Rodríguez_ Foto de Presidencia de El Salvador_ Casi literal

Por DARÍO JOVEL | FLORILEGIO DE UNA MEMORIA ACCIDENTADA

En Venezuela, Haití y República Dominicana colaboró con reformar la malla curricular de las carreras relacionadas con la salud. María Isabel hizo eco en una región que parecía aborrecer el desarrollo científico y su mayor logro fue que las políticas públicas dieran más prioridad al docente y al estudiante que a las autoridades universitarias.

Mujeres de El Salvador (I): Mélida Anaya Montes, la maestra guerrillera

Mujeres de El Salvador (I): Mélida Anaya Montes, la maestra guerrillera

Por DARÍO JOVEL | FLORILEGIO DE UNA MEMORIA ACCIDENTADA

La madrugada del 6 de abril de 1983, unos hombres entraron sigilosamente a su casa en Managua, rodearon su cama mientras dormía y con un picahielo la apuñalaron 83 veces (Julio César, emperador romano, solo recibió 23).

Hoy la comandanta Ana María es una mártir de izquierda y slogan de campaña. La han idealizado tanto que es muy probable que su leyenda haya sido construida a base de mentiras.

Un abrazo a la mediocridad

Un abrazo a la mediocridad

Por DARÍO JOVEL | FLORILEGIO DE UNA MEMORIA ACCIDENTADA

No ser «los mejores» en lo que hacemos no nos hace fracasados. Saber esto es vital para dar un respiro en medio de una atmósfera ultraperfeccionista creada sobre expectativas ingenuas que se destruyen ante la realidad.

Alfredo Espino: salvadoreño, bohemio, poeta y suicida

Alfredo Espino_ Casi literal

Por DARÍO JOVEL | FLORILEGIO DE UNA MEMORIA ACCIDENTADA

Si Antonio Machado se dedicó a describir los bellos e imponentes campos de Castilla, Alfredo Espino hizo lo propio con los trigales y montañas de El Salvador.

La gran revolución que nunca fue (II): Cómo jodimos un continente

La gran revolución que nunca fue (II), Cómo jodimos un continente Augusto Pinochet_ Casi literal

Por DARÍO JOVEL | FLORILEGIO DE UNA MEMORIA ACCIDENTADA

Quizá los libros de historia hablen sobre el carisma sobrehumano de Chávez, de lo mal que se veía Pinochet con corbata o de cómo un indígena llego a ser presidente de Bolivia. ¿Quién sabe? Pueda que en unas décadas acabemos por idealizar este tiempo que se vive.

La gran revolución que nunca fue (I): Mitología latinoamericana

La gran revolución que nunca fue (I), Mitología latinoamericana Fidel Castro_ Casi literal

Por DARÍO JOVEL | FLORILEGIO DE UNA MEMORIA ACCIDENTADA

Aquel abogado barbudo que se fue hasta la Sierra Maestra en Cuba pueda que en realidad fuera en su momento un auténtico idealista, pero sospecho que su imagen, al igual que la de Hugo Chávez, Evo Morales, Daniel Ortega y Salvador Allende fue creada por cada uno de nosotros. La historia de América Latina es la eterna promesa de la utopía.

Un país donde violar niñas es legal

Por DARÍO JOVEL | FLORILEGIO DE UNA MEMORIA ACCIDENTADA

Asegurar que los daños psicológicos de una niña de 10 años que fue tocada en sus genitales se pueden pagar con una multa de entre 10 y 30 días de sueldo mínimo es insultar a la inteligencia de una sociedad entera.

El Nobel de literatura y Centroamérica

Por DARÍO JOVEL | FLORILEGIO DE UNA MEMORIA ACCIDENTADA

Es lícito pensar que si #MiguelÁngelAsturias nunca hubiese escrito #ElSeñorPresidente hubiera muerto sin conocer Estocolmo? Dotar con superioridad a un escritor por un premio es ignorar al mejor crítico literario que existe: el tiempo.