Etiqueta: Bibliomancias

Alrededor del vértigo de las Nicaraguas

Por CARLOS M-CASTRO | BIBLIOMANCIAS

Si un mérito puede señalarse en este libro, es la introducción de la noción de «vértigo», entendida como la incapacidad del observador de comprender si los eventos a su alrededor están efectivamente ocurriendo y si constituyen un verdadero movimiento.

Anuncios

Arqueología del puchito

Por CARLOS M-CASTRO | BIBLIOMANCIAS

Se sabe que en junio de 1959 hubo un intento de establecer focos guerrilleros en el norte de Nicaragua con el fin de derrocar a los Somoza, acción que recibió el apoyo del entonces recién estrenado gobierno revolucionario cubano.

De modo tangencial, este evento es referido en uno de los cuentos que integran El patio de los murciélagos, de Luis Báez. Y en términos generales todo el libro, puede leerse como un interrogatorio que este ya no tan nuevo siglo le hace a su predecesor.

Chinos y soldados en la torre Eiffel

POR CARLOS M-CASTRO | BIBLIOMANCIAS

Soldados debidamente uniformados y apertrechados con todo lo necesario para una mediana escaramuza vigilaban un orden amenazado por esa abstracción omnipresente llamada terrorismo.

Rosario Murillo: poesía versus política

Rosario Murillo es autora de una docena de libros de poesía, de los cuales, sin embargo, solamente la mitad ha sido publicada en formato impreso. En 1990, según Helena Ramos, la poeta nicaragüense, ahora célebre por ocupar la vicepresidencia de su país natal —con su esposo simultáneamente en la presidencia—, mandó destruir el tiraje completo

Seguir leyendo

Paz en América… o no

Por CARLOS M-CASTRO | BIBLIOMANCIAS

No nos engañemos: aquí nadie está jugando en serio a acabar con el capitalismo, no es ese el trasfondo del asunto; son varias versiones del mismo sistema económico las que están en pugna.

Nicaragua y su «ideología revolucionaria de base»

Por CARLOS M-CASTRO | BIBLIOMANCIAS

Este primer domingo de septiembre, cuando una marcha de opositores al Gobierno era atacada a balazos en Managua, un escritor más o menos de mi edad se preguntaba en Facebook: «¿Puede el subalterno hablar? ¿Quiere el intelectual escuchar?»