Etiqueta: Bitácora de un aventurero

Cuando salí de Cuba…

Cuando me fui de Cuba_ Casi literal

Por LEO DE SOULAS | LA HECATOMBE

Seis años después, a finales de 2019 y un mes después de la conmemoración de los 500 años, llegué de nuevo a La Habana, esa ciudad alegre que aprendí a amar con la facilidad y renovación con que se ama a una voluptuosa amante. Sin embargo, regresé confundido. La gente sale menos, prefiere resguardarse en sus casas. Pareciera que teme el regreso de otro período especial.

Bitácora de un aventurero. La primera experiencia trasatlántica (III): el final del encierro

La tarde comenzaba a caer. Logré reconocerlo por las luces de una autopista solitaria que se veía lejana a través de una pequeña ventana. El teléfono y esa ventana era nuestro único contacto con el mundo exterior. Para entonces, las personas que me acompañaban en aquel encierro parecían más resignadas. La chilena había dejado de

Seguir leyendo

Bitácora de un aventurero. La primera experiencia trasatlántica (II): la pesadilla de Barajas

Mientras amanecía gradualmente, la enorme sala del aeropuerto donde se hacía la fila para migración se fue quedando sola. Me sentí disminuido en medio de aquel gran salón y aquel montón de sillas vacías. El hombre que me había hablado en el aeropuerto de México también había sido retenido, así que no nos quedó otra

Seguir leyendo

Bitácora de un aventurero. La primera experiencia trasatlántica (I): la partida

Todavía con mucho sueño, me despedí de mis familiares en el aeropuerto antes de comenzar mi primera travesía a través del gran charco. Aquel gesto de afecto familiar me parecía demasiado pintoresco, pero comprendía que para mis familiares más cercanos, cruzar el Atlántico era como ir a otra galaxia, sin saber si habría retorno alguno.

Bitácora de un aventurero. El retorno (IV)

La mañana de ese día lucía esplendorosa y una sonrisa permanente estaba dibujada en mi rostro mientras preparaba la maleta para emprender el regreso. Aunque habían sido días en que mis sentidos se habían enriquecido tanto por aquel primer contacto que tuve con una verdadera gran metrópoli, el momento del retorno me causaba inmensa alegría,

Seguir leyendo

Bitácora de un aventurero. La gran metrópoli (III)

Salí a la puerta del hotel sin saber hacia dónde dirigirme para llegar al famoso Zócalo, el punto neurálgico de la gran urbe. Sabía que estaba cerca, pero no tenía idea de hacia dónde ir con el croquis demasiado simplificado de mapa que llevaba, el cual había extraído de un Almanaque Mundial de 1969, donde

Seguir leyendo

Bitácora de un aventurero. El viaje largo (II)

Un rayo de sol penetró por la celosía de la ventana en el hotel de paso donde había pernoctado y fu a herir directamente el iris de mis ojos cuando los abrí. Todavía tenía algo de modorra, pero su efecto no era tan notorio porque desde el día anterior parecía que mi instinto de alerta

Seguir leyendo

Bitácora de un aventurero. De mojado me fue mejor (I)

A los 21 años, con un refajo de sueños e ilusiones y muy seguro ya de que quería alimentarme de mundo, me presenté a la embajada mexicana para solicitar mi primer visa de turista, con mi pasaporte todavía caliente, recién salido de la oficina de migración. Mientras hacía la fila para solicitar la visa, recordaba

Seguir leyendo