Categoría: Notas de un ágrafo

El hombre que salvó al mundo de un desastre nuclear

Por MARIO RAMOS | NOTAS DE UN ÁGRAFO

La absurda y extravagante competencia por protagonismo en las redes sociales, así como el afán por sobresalir, desatan un derrame de vanidad dentro de un mundo aparente, lleno de héroes imaginarios que saturan el ciberespacio y nuestro imaginario colectivo.

Nacer es una muerte que apenas comienza

Por MARIO RAMOS | NOTAS DE UN ÁGRAFO

«Esta conexión entre la vida y la muerte es inevitable y, de una u otra manera, siempre la he tenido presente entre mis temas recurrentes para escribir, para fotografiar, para filmar películas».

Green Book: lo que nadie valora de la ganadora del Oscar

Por MARIO RAMOS | NOTAS DE UN ÁGRAFO

Una historia bien contada no depende de una trama intensa sino más bien del buen desarrollo de sus personajes, la simpleza de la realidad y la sutileza de lo cotidiano.

Las películas infantiles y la muerte

Por MARIO RAMOS | NOTAS DE UN ÁGRAFO

La violencia que ven los niños menores de 13 años en las películas se ha triplicado en los últimos años.

El gran mito del libre albedrío

Creemos que somos libres porque ignoramos las causas que determinan nuestras acciones. El libre albedrío es un mito que se inventó para justificar las inconsistentes acciones de Dios.

Educación e ignorancia

Por MARIO RAMOS | NOTAS DE UN ÁGRAFO

Si la educación no es la única vía, sin duda es la más importante. La mejor forma en la que un país puede invertir sus muchos o pocos recursos es en la expansión del conocimiento de sus habitantes.

La abuela y el pueblo fantasma

Por MARIO RAMOS | NOTAS DE UN ÁGRAFO

En Nebraska hay un pueblo llamado Monowi, donde vive un solo habitante: Elsie Eiler, de 84 años. Ella es la alcaldesa, la secretaria, la tesorera, la bibliotecaria y la dueña de la Taberna Monowi, «lugar donde venden la cerveza más fría del pueblo».

La doctora Christine Ford y el movimiento #MeToo

Por MARIO RAMOS | NOTAS DE UN ÁGRAFO

La confirmación de Brett Kavanaugh como magistrado de la Corte Suprema de Justicia en Estados Unidos solo desacreditaría los logros del movimiento #MeToo y pondría en tela de juicio la credibilidad de las víctimas de acoso sexual.