Las caras de la democracia en Costa Rica

Por ALEJANDRO GARCÍA | CUADERNOS DE SAN JOSÉ

La remodelación del Teatro Nacional, además de brindar oportunidades de trabajo en tiempos de contracción económica donde el Estado debe invertir en infraestructura, debe servir como una oportunidad para invertir en cultura y, por ende, en la misma democracia, pues ayuda a sentar un precedente en el que la cultura pueda verse como algo necesario y no un gasto «superfluo».

Ursula K. Le Guin: redescubriendo Terramar

Por ALEJANDRO GARCÍA | CUADERNOS DE SAN JOSÉ

El mundo literario es un escenario dominado por hombres: no porque sean mejores escritores, sino porque es uno de los infinitos campos en los que se les han cerrado las puertas a las mujeres. Pese a estas dificultades, el nombre de Ursula K. Le Guin, sobresale al más alto nivel con sus obras de fantasía y ciencia ficción.

El paradigma de Harry Potter

Por ALEJANDRO GARCÍA | CUADERNOS DE SAN JOSÉ

“Este es precisamente uno de los grandes logros de J. K. Rowling junto a la popularización del género fantástico: mostrarle a toda una generación de nuevos —y viejos— que la lectura puede ser divertida y, por supuesto, estar bien escrita”.

La generación espectadora

Por ALEJANDRO GARCÍA | CUADERNOS DE SAN JOSÉ

Seguimos siendo parte de un ciclo humano que heredó todo de sus predecesores y no se ha preocupado por involucrarse activamente en las estructuras de poder que, ni más ni menos, son las herramientas que facilitan los cambios sociales con los que estamos disconformes.

Costa Rica y sus crisis

Por ALEJANDRO GARCÍA | CUADERNOS DE SAN JOSÉ

En Costa Rica, las multitudinarias marchas que se oponen al odio son un ejemplo de voluntad para luchar por un mejor futuro en un país cuya Oficina de Migración y Extranjería tiene por lema «Un país que abraza a sus migrantes es un mejor país».

Las cenizas de la destrucción

Por ALEJANDRO GARCÍA | CUADERNOS DE SAN JOSÉ

El incendio del Museo Nacional de Brasil se extiende de distintas formas hasta cada uno de nuestros países. No se puede construir un futuro sin educación, tampoco sobre un imaginario social que desdeña su pasado. De la misma forma que Estados Unidos no puede olvidar que se construyó sobre las espaldas de los esclavos, Latinoamérica no puede olvidar los discursos que la hundieron en dictaduras y que han reaparecido una vez más en países de Centroamérica y del cono Sur.