Gracias


Por ALEJANDRO GARCÍA | CUADERNOS DE SAN JOSÉ

Me despido de (Casi) literal no sin antes mostrar mi profundo agradecimiento y cariño hacia su equipo y sus lectores, quienes, en última instancia, se convierten en los semilleros de nuestra región que impulsan un mejor futuro.


Un comentario

Alejandro García_ Perfil Casi literalEjercer la libertad de expresión involucra también asumir la responsabilidad por lo manifestado. Verter las opiniones dentro de un medio público también conlleva estar abierto a críticas por parte de personas que mantienen una posición distinta; es lo natural dentro sociedades que abogan por la civilidad y no deja de ser un ejercicio sano si se pretenden entablar discusiones sobre temas importantes que permitan nutrir y expandir la pluralidad de pensamiento.

Vivimos momentos en los que se comienza a vislumbrar un resquebrajamiento en antiguos paradigmas sociales. Discursos que iban de la mano con la opresión de grupos más vulnerables y resultaban correctos, van dejando de serlo. La tolerancia como herramienta para justificar zaherimientos es algo impropio de individuos y sociedades que pretenden hacerles frente a las injusticias sociales que aquejan al mundo.

El proceso de deconstrucción de ideas y comportamientos perjudiciales para otras personas puede ser lento y doloroso, pero necesario. La educación y la paciencia resultan herramientas que deben ser fomentadas si se pretende generar un cambio social significativo. Esto significa ser conscientes de que nadie nace aprendido y tener el deseo de entablar canales de comunicación en donde no impere la colonización de la opinión del otro, estar abiertos al diálogo y no a la defensa a ultranza de alguna posición ideológica, cuando esta resulte cuestionada.

Dentro de esta pluralidad de ideas es que me he visto inmerso en (Casi) literal. En mi paso por este espacio he estado a favor o en contra de artículos de sus diferentes autoras y autores, he logrado expandir mis horizontes regionales al echar un pequeño vistazo en lo que sucede en la región, que, lejos de su conflictividad notoria a nivel mundial, se logra percibir un cúmulo de personas que luchan por levantar su voz a pesar de las adversidades que los gobiernos y regímenes tratan de imponer.

Poco importa disentir o estar de acuerdo cuando lo importante es generar discusiones que ponen en la mesa asuntos sobre los que es necesario hablar. La apertura de espacios en donde discurran ideas no solo son bienvenidos, sino también necesarios.

Durante mi estadía de un año y medio en (Casi) literal fui autor de la columna quincenal «Cuadernos de San José», cuyo nombre alude a esta ciudad que tengo por hogar y desde la cual escribo. En todo este tiempo he sentido la calidez de un equipo que me ha acogido y me ha permitido manifestar mi postura respecto a temas que me inquietan y mi apasionan, siempre con miras a contribuir a la discusión general, pero con la certeza de que mis opiniones simplemente forman parte de un esquema más amplio en el que no caben sentimientos narcisistas ni egotistas, pues sobre dichos vicios es imposible que crezca la autocrítica.

Es en concordancia con la idea de apertura de estos espacios que me retiro de (Casi) literal para emprender proyectos afines, utilizando lo aprendido aquí en este espacio creativo y de opinión.

El final siempre llega, es inevitable; pero la forma como lidiamos con él es lo que nos convierte en dueños de nuestro propio destino. Me despido de (Casi) literal no sin antes mostrar mi profundo agradecimiento y cariño hacia su equipo y sus lectores, quienes, en última instancia, se convierten en los semilleros de nuestra región que impulsan un mejor futuro. Gracias a la oportunidad que brindan espacios como este.

Gracias.

¿Quién es Alejandro García?

¿Cuánto te gustó este artículo?

Califícalo.

5 / 5. 1


Singular: 1 comentario en “Gracias”

Deja un comentario