Las librerías como argumento social

Por ALEJANDRO GARCÍA | CUADERNOS DE SAN JOSÉ

A pesar de todo lo que se ha hablado sobre la batalla de ventas entre los libros impresos y los libros digitales, poco se habla del argumento social que poseen las librerías en nuestra vida y de cómo su hábitat es sensible a nuestros cambios. La mera circunstancia que nos lleva a comprar un libro significa toda una experiencia que se pierde si únicamente los descargamos en internet.

La banalización de la bondad

Por ALEJANDRO GARCÍA | CUADERNOS DE SAN JOSÉ
Conforme pasan los años, la estupidización de lo bueno o la irrelevancia de los sentimientos va en aumento y de lo cliché pasamos a lo absurdo.

¿Qué sucede después del crimen?

Por ALEJANDRO GARCÍA |CUADERNOS DE SAN JOSÉ

Tal y como lo señalan Angela Davis y Toni Morrison, cuando somos incapaces de tratar los problemas que llevan a las personas a prisión, el ciclo se va a reproducir y una generación tras otra estará destinada a repetir los mismos problemas.

Memoria, comida y muerte

Por ALEJANDRO GARCÍA | CUADERNOS DE SAN JOSÉ

No existe la repetición ni tampoco receta fiel que permita adentrarnos en la complejidad que significa la conexión del ser humano, la comida y el espacio entre quienes la comparten.

The Friend: un libro hecho perro

Por ALEJANDRO GARCÍA | CUADERNOS DE SAN JOSÉ

Los perros nos perciben a los humanos como dioses, pero en nuestra superioridad adulta usualmente los tratamos como cosas.

El espíritu de la comida

Por ALEJANDRO GARCÍA | CUADERNOS DE SAN JOSÉ

Olvidar los platos autóctonos representa uno de los peligros más graves que enfrentamos como ciudades ante la globalización.

Las caras de la democracia en Costa Rica

Por ALEJANDRO GARCÍA | CUADERNOS DE SAN JOSÉ

La remodelación del Teatro Nacional, además de brindar oportunidades de trabajo en tiempos de contracción económica donde el Estado debe invertir en infraestructura, debe servir como una oportunidad para invertir en cultura y, por ende, en la misma democracia, pues ayuda a sentar un precedente en el que la cultura pueda verse como algo necesario y no un gasto «superfluo».