A puertas de una Tercera Guerra Mundial


La guerra entre Ucrania y Rusia podría desembocar en una Tercera Guerra Mundial y la culpa sería de Occidente: es decir, de la OTAN; es decir, de Estados Unidos y Europa.

Que Estados Unidos y Europa le den armas a Ucrania y, sobre todo, armas muy sofisticadas que los ucranianos no pueden manejar, hace que los europeos y los estadounidenses se vean «obligados» a intervenir en territorio ucraniano —como, de hecho, ya lo han hecho— para que alguien calificado pueda usar ese armento sofisticado contra Rusia. Esta situación provoca que la guerra de Rusia en Ucrania se convierta en una guerra entre un bloque de países pro-occidentales contra Rusia y sus aliados.

Como ya lo dije en un artículo anterior, es comprensible que ahora Rusia no quiera ceder la península de Crimea y tampoco quiera la presencia de la OTAN en suelo ucraniano, pues lo que está en juego para los rusos es la salida al Mediterráneo. ¿Tan difícil es para Estados Unidos y sus aliados comprender esta situación? Las pretensiones de Rusia no son ni descabelladas ni belicistas, sino pretensiones para su supervivencia como potencia económica y como país.

Lo que con seguridad asusta a Estados Unidos, a la OTAN y a Europa es constatar la fuerza bélica que tiene Rusia. Las sanciones parecen no haberle afectado mucho y países como Alemania ven con temor la llegada del invierno sin contar con el gas ruso barato y conveniente. Sin duda, al bloque occidental también le asusta llegar a constatar la fuerza de los aliados de Rusia, entre ellos China.

Ante esta situación, lo único sensato es que el bloque pro-occidental deje de ayudar a Ucrania con presencia militar y armamentística, y acepte las demandas legítimas de Rusia de no devolver Crimea y gozar de una salida al mar sin amenazas.

De lo contrario, y al irse viendo cada vez con más claridad que Ucrania no puede ganarle una guerra a Rusia, tendremos el escenario listo para una Tercera Guerra Mundial: Europa, la OTAN y Estados Unidos metiéndose en territorio ucraniano mucho más de lo que ya están, y Rusia llamando a sus aliados China y Corea del Norte.

Un detalle no menor es que la guerra entre ambos bloques se jugaría con armas nucleares de largo alcance. ¿Qué podría quedar de la humanidad?

Ver todas las publicaciones de Anacristina Rossi en (Casi) literal

¿Cuánto te gustó este artículo?

Califícalo.

1 / 5. 2


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

desplazarse a la parte superior