Etiqueta: André Breton

Pizarnik: extraer locura y parir poesía

Por NOE VÁSQUEZ REYNA | MALABARES & AMALGAMAS

¿Qué nos pueden advertir quienes se enamoran de la muerte? Quizá solo estén siete o nueve pasos delante de nuestra ignorada finitud.

Buñuel y el erotismo surrealista

¿Qué es la vida? Una ilusión, una sombra, una ficción, y el mayor bien es pequeño: que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son. Pedro Calderón de la Barca, La vida es sueño André Breton, en el primer Manifiesto Surrealista (1924) define al surrealismo como «un dictado del pensamiento, sin la intervención reguladora de la

Seguir leyendo

De Coppola a Mascagni: Cavalleria rusticana

Mi primer acercamiento con la ópera Cavalleria rusticana fue a través de la tercera y última parte de la trilogía cinematográfica El Padrino, dirigida por Francis Ford Coppola y adaptada del libro homónimo del escritor italoamericano Mario Puzo. Para entonces mi criterio y valoración de la música eran casi tan escasos como mi edad: tenía

Seguir leyendo

La piñata pictórica

Para deconstruir no deberíamos ser tan mediocres ni tan simplones. Es decir, que cuando retaceamos al azar el pedazo de un pasado en el cual, por desidia, no ahondamos lo suficiente y lo desfiguramos a manera de acomodarlo por la fuerza, cual zapato chico, por exigencias que responden a impulsos banales, no solo estamos cayendo

Seguir leyendo

Max Ernst: Olvido y distancia (III)

Otros aportes La captura de Max Ernst significó para Leonora Carrington, su alumna y compañera sentimental, el exilio de la racionalidad. Se refugió en un hospital para enfermos mentales de Santander, España, mismo del que escapó en 1941 para trasladarse a México, donde su influencia fue decisiva en el desarrollo del grupo artístico formado por

Seguir leyendo

Max Ernst: olvido y distancia (II)

Debido al éxito obtenido con la primera exposición surrealista. Max Ernst hizo alianza con el corredor de arte Jacqes Viot, gracias a quien consigue tener por primera vez en su vida un estudio propio, a los 34 años. Sin embargo, el corredor hace mérito de su profesión como “corredor” y termina corriendo rumbo a Oceanía,

Seguir leyendo

Max Ernst: olvido y distancia (I)

En el año de 1898, un pintor en Colonia, Alemania, decidió hacer un cuadro tomando el jardín de su casa como modelo. Como allí había un árbol que no se ajustaba a su idea académica de la composición, decidió cortarlo y continuar pintando. En Max Ernst, su hijo de 7 años, este hecho produjo una

Seguir leyendo