Etiqueta: De jardines y laberintos

Escuché que pintas casas (o la veracidad de la no ficción)

Escuché que pintas casas (o la veracidad de la no ficción)

Por FERNANDO VÉRKELL | DE JARDINES Y LABERINTOS

Un lector nunca agradecerá sentirse engañado porque la ficción y la mentira no son sinónimos. Dentro del universo literario es posible aceptar escenarios ficticios, pero no fraudes deliberados.

Anuncios

El asombroso engranaje del olvido

El asombroso engranaje del olvido_ Casi literal

Por FERNANDO VÉRKELL | DE JARDINES Y LABERINTOS

Soy un hombre falible, despistado y desagradecido, y sin querer he olvidado libros que no lo merecían. Nunca pensé en ello, pero recientemente me topé con otra felicidad inesperada: el placer del redescubrimiento.

El patriarcado editorial

Por FERNANDO VÉRKELL | DE JARDINES Y LABERINTOS

Quiero recomendar una lista (no un ranking) de libros escritos por mujeres. Espero que puedan hallar alguno y leerlo. Solamente así acabaremos con el patriarcado editorial.

Queremos tanto a Frank Delgado

Queremos tanto a Frank Delgado_ Casi literal

Por FERNANDO VÉRKELL | DE JARDINES Y LABERINTOS

Este artículo, escrito con admiración y afecto, intenta que algún lector despreocupado y con ganas de escuchar buenas canciones pueda descubrir por qué queremos tanto a Frank Delgado.

Amélie Nothomb: Estupor y temblores

Por FERNANDO VÉRKELL | DE JARDINES Y LABERINTOS

Esta novela breve, de menos de cien páginas, esconde muchísimos aciertos. Puedo adelantar dos: su estilo conciso y su delicada disección de las relaciones machistas y jerárquicas en las oficinas del mundo posmoderno.

Salman Rushdie: Joseph Anton. Memorias

Salman Rushdie: Joseph Anton. Memorias

Por FERNANDO VÉRKELL | DE JARDINES Y LABERINTOS

Joseph Anton es el recuento de esa década doliente, atroz, solitaria y oscurecida por la cercanía de la muerte. Sin aspavientos ni sollozos, esta es una crónica radiográfica sobre la vida de un hombre que perdió, durante diez años, lo más sagrado: el nombre propio.

Melvin René Barahona: «Sé que sabes callar para escuchar el viento»

Por FERNANDO VÉRKELL

«Barahona era un poeta del proletariado. Creció en la pobreza y llegó a ser secretario de letras del grupo Saker-Ti, (Morales Santos, 1983). De su suicidio y sus motivos no tenemos noticias, pero quizá el poeta nos dejó pistas en su obra».

«Soy chapín de sangre»

Por FERNANDO VÉRKELL

«Nos dijeron que no fuéramos «indios», que agarrarámos onda, que entendiéramos. Nos enseñaron a ser machitos, a dejarnos de huecadas y dejar de llorar como culitos. «Soy chapín de sangre y vas a respetarme», gritó la garra, pero nadie nos respetaba».

Edward Hooper: la luz de las construcciones

Por FERNANDO VÉRKELL

«Habrá que revisitar a Hopper y perderse en la inmensidad de los edificios. De cualquier modo, es inevitable recurrir a las edificaciones para meter en un búnker el tedio de la vida moderna».