Etiqueta: Tinta blanca

Antes negro que shumo será

Por ANGÉLICA QUIÑONEZ | TINTA BLANCA

Descubrí la nueva identidad del mestizo urbano posmoderno y pensé dedicarle mi artículo más confusamente racista que he escrito a la fecha. La peor tarjeta de presentación en mi país incluye un apellido con raíces indígenas y una fotografía con el tono de piel cobrizo que caracteriza a la descendencia maya.

Anuncios

El cuadro vacío

Por ANGÉLICA QUIÑONEZ | TINTA BLANCA

Imagina que estás frente a un lienzo en blanco. ¿Qué vas a hacer? Por ratos entiendo por qué tanta gente habla pestes del arte contemporáneo: miran la perfección del David de Miguel Ángel o la intrincación en un Goya, pero raramente piensan en la dimensión personal que acompaña cada obra.

Un país brillantemente incomunicado

Por ANGÉLICA QUIÑONEZ | TINTA BLANCA

Una población consciente de lo que piensa, dice y escribe probablemente sería peligrosa. Podría comenzar a percatarse de la injusticia, la corrupción y la crueldad que conforman el sistema y… bueno, si la tradición literaria sirve de evidencia, a #Guatemala no le gustan los finales felices.

Booktubers: al filo del algoritmo

Por ANGÉLICA QUIÑONEZ | TINTA BLANCA

Estos booktubers comentan obras y autores que no son tan populares entre las generaciones que dominan el consumo de YouTube, pues cada vez resulta menos verosímil pensar en un millennial, y aún menos en un adolescente de la Generación Z, leyendo El libro del desasosiego de Pessoa o La guerra y la paz de Tolstoi.

Poesía después del boom (de este perreo intenso)

Por ANGÉLICA QUIÑONEZ | TINTA BLANCA

«Ningún modo de arte es más complicado de justificar contemporáneamente que la divina, compleja y deliciosamente inútil poesía».

Y deja lo humilde: también soy buena persona

Por ANGÉLICA QUIÑONEZ | TINTA BLANCA

Imagino que es mucho más fácil golpearse el pecho por millones de desconocidos: hay suficientes cifras para restregarle en la cara a la gente que está hablando de cualquier otro tema y es un método infalible para destruir una conversación. Alguien tenía que decirlo: ponerte triste por la gente pobre y los niños muertos no te hace una mejor persona.

El laberinto del tiempo

Por ANGÉLICA QUIÑONEZ | TINTA BLANCA

Imagino que existe una justificación psicoevolutiva detrás del arrepentimiento. Quizá en una era tribal surgió para que evitáramos las conductas que nos hacían daño a nosotros y a nuestro clan, pero ahora estamos considerablemente más solos y escrutados. Nuestros arrepentimientos nos acompañan en cada pequeñísimo detalle, como dedicar un libro o compartir un beso.

Nadie en el planeta se acuerda de Avatar

Por ANGÉLICA QUIÑONEZ | TINTA BLANCA

Si estás leyendo esto, te reto a que nombres un solo personaje de esta película de James Cameron. Puntos extra si puedes darme el nombre de alguna de las criaturas o si conoces al menos una frase del idioma ficticio que desarrollaron exclusivamente para el guion.

El fetiche de la tristeza

Por ANGÉLICA QUIÑONEZ | TINTA BLANCA

El problema de enamorarte de un personaje literario (o cuasi-literario) es que tarde o temprano te das cuenta de que su vida se termina cuando cierras la contratapa. Romantizamos a los enfermos mentales, a los suicidas y a los violadores porque nos hacen creer que nuestra tristeza nos convierte en algo más hermoso que patético.

Guía del macho alfa para convertirse en aliado feminista

Por ANGÉLICA QUIÑONEZ | TINTA BLANCA

«Seguramente estás cansado de quedar mal con las mujeres. Como tú, creo que no queremos ni machismo ni feminismo, sino igualismo».