#Woke: otra era de conciencia social

Por ANGÉLICA QUIÑONEZ | TINTA BLANCA

“Cuando era una adolescente, mis profesores constantemente repetían que debíamos aspirar a ser parte de una aldea mundial. Ser un world citizen se resumía en reciclar la basura, aprender bien el inglés, prevenir el calentamiento global, decirle «no» a las drogas y ponerse triste por la guerra. Jamás nos hablaron del conflicto armado o los golpes de Estado”.

The Revolution will not be televised

Por JAVIER PAYERAS | INTERZONAS

Universidades que rebalsan de corrupción, demagogia, mercantilismo y mojigatería. La educación de este triste trópico está desmantelada por la suma de errores heredados de generación en generación.

Clickbait

Por ALEJANDRO GARCÍA | CUADERNOS DE SAN JOSÉ

“La apatía que no combatimos hoy se convierte en la ausencia de respuestas ante los problemas del mañana”.

¿Vamos hacia adentro o hacia afuera?

Por NORA MÉNDEZ | LA ENTREGA

El gasto que se hace cada año desde la utópica década de 1940 en la carrera espacial pudo haberse ocupado para salvar a billones de personas en la pobreza y regenerar los recursos ecológicos; sin embargo, las grandes potencias están empecinadas en «llevarnos hacia afuera».

El veneno de la literatura

Por LEO DE SOULAS | LA HECATOMBE

“El problema no es el desarrollo tecnológico, por mucha rivalidad que presenten los atractivos videojuegos o cada vez las más accesibles maneras de producir y consumir imágenes en movimiento. La crisis de la lectura obedece más bien a esa prisa que tenemos por consumir la mayor cantidad de contenidos en menor tiempo”.

Un dato aparte

Por ANGÉLICA QUIÑONEZ | TINTA BLANCA

“Por miedo a la competitividad global, la ciencia y la tecnología que se desarrollan en el tercer mundo aspiran a poco más que la mediocridad. Quizá esto explica, parcialmente, la fabricada enemistad entre autores literarios y medios digitales”.