Vikingos: los verdaderos descubridores de América


Gabriela Grajeda Arévalo_ perfil Casi literalLlevo varios días embebida en la historia de los vikingos y no solo por la serie de televisión que lleva su nombre, sino por la lectura que me ha regalado el libro Borges profesor de la editorial Lumen; que es una transcripción del curso de literatura inglesa en la Universidad de Buenos Aires que el escritor impartió en la década de 1960.

En esta obra Borges se explaya contando el origen del idioma inglés que viene de la fusión del escandinavo con el sajón antiguo. Entonces, con toda esa explicación introductoria, el escritor habla de la historia de los vikingos, quienes, en sus palabras: «Fueron la gente más extraordinaria entre los germanos de la Edad Media. Fueron los mejores navegantes de su época. Tenían naves, llamadas “naves largas”, con una cabeza de dragón en la proa».

Lo maravilloso de leer este libro son las historias dentro de las historias que cuenta Borges, porque para muchas personas Thor, Odín y Loki no son otra cosa que héroes de Marvel: historias inventadas para vender boletos en el cine y playeras en las tiendas. Pero la realidad es que estos dioses paganos, como también les llamaban los cristianos en esa época, son la razón por la cual hoy ponemos un árbol de Navidad o el motivo por el que los anglosajones llaman Thursday al jueves, que quiere decir «el día de Thor».

Aunque lo que me ha cautivado es la nota al pie que aparece en la página 91 y que viene de una afirmación de Borges en el texto, en la que que concluye que los vikingos llegaron a América mil años antes que Colón: «A principios de la década de 1960 el explorador noruego Helge Ingstad descubrió un asentamiento vikingo en LÁnse aux Meadows, a la punta norte de Terranova, Canadá. Allí aparecieron ocho casas, un fragmento de agujas tipo nórdico, una lámpara de piedra, etcétera. Las pruebas de datación arqueológica ponen fuera de toda duda la llegada de los vikingos cincos siglos antes que Cristobal Colón».

Ciertamente los vikingos al principio eran saqueadores que buscaban oro y tierras fértiles y es probable que por ello, según Borges, una tierra habitada por «esquimales y pieles rojas no tenía por qué interesarles». Entonces no siguieron su travesía hasta México. Pero ¿cómo hubiera sido nuestra historia si nos hubieran conquistado los vikingos y no los españoles?  Me gustaría pensar que mejor, aunque, sin duda alguna, no nos hubiéramos librado de la masacre.

Lo interesante de este ejercicio es pensar en la fusión maya-vikinga, y no solo por el idioma, sino por la mezcla de razas entre los escandinavos y los indígenas de nuestras tierras. ¿Cómo hubiera sido la mezcla entre dos culturas politeístas? Creo que la historia hubiera sido muy distinta de este lado del mundo y, aunque los vikingos desaparecieron en el año 1066 con la caída de Haral el Despiadado, es innegable la tradición y herencia que le dejaron al mundo anglosajón que sigue repercutiendo en nuestros días.

Ver todas las publicaciones de Gabriela Grajeda Arévalo en (Casi) literal

¿Cuánto te gustó este artículo?

Califícalo.

4.3 / 5. 3


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

desplazarse a la parte superior