Shadow and Bone: la apuesta por un nuevo tipo de fantasía


Lissete E. Lanuza Sáenz_ Casi literalLa serie de televisión Shadow and Bone (Sombra y hueso) es la última sensación de Netflix. Normalmente por acá siempre recibimos las sensaciones con algo de dilatación, así que, en muchos casos, ya tenemos una opinión formada antes de apreciarlas. Netflix, al ser global, nos permite, sin embargo, tener opiniones al mismo tiempo que el resto del mundo; y yo, que me leí estos libros y luego vi la serie, tengo muchas.

Como no tengo suficiente espacio ni tiempo para discutirlas todas, me concentraré en lo que a simple vista es mas importante para lo que esta serie intenta ser: la idea de que las adaptaciones del género de fantasía se pueden reflejar en la realidad en que vivimos y, aun así, ser apreciadas por un público en general.

Si pensamos en las adaptaciones más famosas del género de fantasía —y hay algunas muy famosas como El señor de los anillos o Las crónicas de Narnia— nos encontramos más o menos con el mismo arquetipo de personajes y también con elencos que visualmente son todos muy parecidos los unos con los otros. En la Tierra Media y en Narnia solo hay gente blanca, y durante muchos años eso ha sido el estándar en adaptaciones de este tipo.

Sin embargo, lo primero que llama la atención en Shadow and Bone es el hecho de que la mayoría de los personajes principales no son blancos, sino solo dos de seis —y de esos dos, uno es el villano y el otro es uno con discapacidad física—, algo que es casi tan raro en el género como el hecho de contratar para uno de los papeles secundarios a una actriz cuya apariencia no se apega a los estándares de Hollywood.

Uno de los personajes principales tiene una escena de sexo, situación bastante normal en estas adaptaciones. Esta escena, sin embargo, ocurre entre dos hombres. La serie trata esto como algo perfectamente normal y sigue con su camino a pesar de que todas estas cosas que he mencionado no solo son atípicas dentro de este género, sino también para la televisión en general.

Claro, no todo lo que brilla es oro. La serie ha recibido críticas por sus dobles. ¿En verdad es necesario contratar a una mujer blanca y ponerle maquillaje oscuro para que pueda caracterizar a una actriz no blanca? También ha recibido críticas por colorismo en la contratación de uno de sus actores y por jugar un poco con la línea de lo que se considera «tallas grandes» al contratar a otra. Todas estas críticas son válidas. Y si la serie quiere continuar siendo un referente, es importante que preste atención a lo que puede mejorar en futuras temporadas.

Sin embargo, no se puede negar que la adaptación, de por sí, es un gran paso adelante para un género de fantasía que durante muchos años se había estancado en lo mismo.

[Foto de portada: propiedad de Netflix]

Ver todas las publicaciones de Lissete E. Lanuza Sáenz en (Casi) literal

¿Cuánto te gustó este artículo?

Califícalo.

5 / 5. 1


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

desplazarse a la parte superior