Etiqueta: Series de televisión

Shtisel, la normalidad y la condición humana

Shtisel, la normalidad y la condición humana_ Casi literal

Por GABRIELA GRAJEDA ARÉVALO | DIVERGENCIAS

Además de que está de moda bastardear a las religiones, recargarles el peso de las miserias humanas es fácil. Lo difícil es tratar de entender a cualquier ortodoxo; esas personas que nacieron con el compromiso de los ritos y bajo la sombra del pecado como guía de imperfección ineludible.

Anuncios

The Boys y los superhéroes corporativos

The Boys y los superhéroes corporativos

Por RICARDO COREA | DEL TERCERMUNDO

The Boys es una serie original de Amazon Prime Video, basada en el cómic de Garth Ennis, que retrata un mundo contemporáneo en el que los superhéroes se parecen más a los rockeros de antaño o a los grandes futbolistas actuales que a los mesías bíblicos: famosos, millonarios, corporativos y perpetuadores del sistema que les permite ser todo esto. En resumen: nefastos.

Paradise PD te sorprenderá

Por RICARDO COREA | DEL TERCERMUNDO

No es una serie recomendable para cualquier público, pero si alguna vez piensan que es imposible contar chistes sobre violencia sexual sin ser misóginos —por poner un ejemplo, cual revista clickbaitera—, les diría que con Paradise PD se sorprenderán.

El liderazgo femenino según Edie Falco

El liderazgo femenino según Edie Falco

Por JAVIER STANZIOLA | EXPULSANDO A LUPITA

Lo que vimos en los dos primeros episodios de esta serie fue altamente revolucionario. Tommy es, sin duda, el cliché de la mujer compleja que los networks estadounidenses aman: divorciada y lesbiana.

Mientras agonizo, de Faulkner: casi una comedia cruel

Por ANGÉLICA QUIÑONEZ | TINTA BLANCA

Yoknapatawpha es el mismo infierno inescapable que Sudden Valley y sus habitantes se confortan con la gala de pecados capitales, recordándonos que todos somos, en el fondo, terribles personas.

Friends: el sitcom arqueológico

Por ANGÉLICA QUIÑONEZ | TINTA BLANCA

Todos los contenidos que consumimos, por escapistas y fantásticos que sean, están empapados de nuestra realidad. En ese sentido existe una marcada diferencia entre Friends y sus comedias herederas creadas después del 9/11. La tragedia destruyó la idílica imagen de Nueva York como ámbito de la juventud glamurosa. No es que Friends siempre fuera una serie mala: simplemente hemos crecido.

Una atípica sitcom: otra perspectiva de la diversidad

Por RICARDO COREA | DEL TERCERMUNDO

No es lo mismo leer en alguna página de internet que uno de los «síntomas fundamentales del autismo» es la «deficiencia persistente en la comunicación y en la interacción social», que ver cómo Sam batalla para entender cómo funciona ese ritual adolescente de conseguir una novia.

Versalles y los inodoros de Luis XIV

Por GABRIELA GRAJEDA ARÉVALO | DIVERGENCIAS

En Francia se inventaron los perfumes para tapar la peste que emergía de entre las faldas suntuosas, las pelucas altas y las esquinas que relucían entre el oro y la mierda.

En una carta que Madame de Orleáns —cuñada de Luis XIV— envió a su familia se quejó de la falta de letrinas en el palacio: «Debes ser muy feliz de ir a cagar cuando quieres. Aquí me veo obligada a aguantar hasta la noche. Tengo la desgracia de vivir sola, y por lo tanto la pena de cagar afuera, lo que me enoja, porque me gusta cagar cómoda y no cago bien cuando mi culo no está cómodo. Lo mismo, todos nos ven cagando…»

Apología a las malas series (para quienes aspiran a escribir ficciones)

Por RICARDO COREA | DEL TERCERMUNDO

Me enganché desde el primer episodio, aún con la plena seguridad de que se trataba de una mala serie. ¿Por qué continué viendo hasta el final? Para quienes aspiramos a escribir literatura, las series de televisión malas son cruciales para nuestro aprendizaje.