Etiqueta: Darío Jovel

Un país donde violar niñas es legal

Por DARÍO JOVEL | FLORILEGIO DE UNA MEMORIA ACCIDENTADA

Asegurar que los daños psicológicos de una niña de 10 años que fue tocada en sus genitales se pueden pagar con una multa de entre 10 y 30 días de sueldo mínimo es insultar a la inteligencia de una sociedad entera.

El Nobel de literatura y Centroamérica

Por DARÍO JOVEL | FLORILEGIO DE UNA MEMORIA ACCIDENTADA

Es lícito pensar que si #MiguelÁngelAsturias nunca hubiese escrito #ElSeñorPresidente hubiera muerto sin conocer Estocolmo? Dotar con superioridad a un escritor por un premio es ignorar al mejor crítico literario que existe: el tiempo.

Boca-River: un duelo por la historia de Argentina

Por DARÍO JOVEL | FLORILEGIO DE UNA MEMORIA ACCIDENTADA

El duelo entre estos dos clubes es el evento deportivo más esperado de Argentina y uno de los más emocionantes del mundo, pero en cada «súperclásico» hay algo más que simplemente un juego. Hay un enfrentamiento entre dos realidades y entre dos formas de entender la historia de un país.
Boca-River es más que un partido de futbol: es «el» partido de futbol.

UCA: a treinta años de un martirio

Por DARÍO JOVEL | FLORILEGIO DE UNA MEMORIA ACCIDENTADA

En una madrugada de noviembre de 1989 cuando unas esmeraldas cantantes vieron a soldados ingresar al campus de la Universidad José Simeón Cañas (UCA) y con sus fusiles callaron la voz de seis curas y cerraron para siempre los ojos de una colaboradora de limpieza y de su hija de dieciséis años.

El Estado de #ElSalvador podrá matar a profesores, doctores, curas, poetas y filósofos, pero no ha podido matar a la libertad que, pese a todo, mantiene la esperanza.

Para qué celebrar la independencia (II)

Por DARÍO JOVEL | FLORILEGIO DE UNA MEMORIA ACCIDENTADA

Ser centroamericano es una casualidad, pero si esa misma casualidad nos hubiera hecho argentinos o iraníes esta vida sería tan diferente que apenas lograríamos reconocernos.
Estamos y somos de acá por culpa del azar, pero en lo que respecta a la construcción de una identidad los centroamericanos le debemos más al azar que a nuestras propias decisiones.

Funes, ¿qué pasó? (Carta abierta a un corrupto expresidente de El Salvador)

Por DARÍO JOVEL | FLORILEGIO DE UNA MEMORIA ACCIDENTADA

El hombre que devoraba libros y tenía respuestas para todas las preguntas hoy se refugia bajo las faldas de un dictador y aquella retórica se convirtió en insultos para quienes le piden que venga a comparecer ante la justicia. ¿Cuál es el miedo, Mauricio?

Y al final, sonreír

Por DARÍO JOVEL | FLORILEGIO DE UNA MEMORIA ACCIDENTADA

La visita a un hospital no cura a ningún enfermo. Una risa tampoco acaba con el cáncer y visitar acianos no les devolverá años de vida. Un artículo como este tampoco abastecerá de medicinas a un hospital ni acabará con una guerra.

Esa “H” no es muda

Por DARÍO JOVEL | FLORILEGIO DE UNA MEMORIA ACCIDENTADA

Honduras es la anécdota de la América más pobre, del sueño de una nación de naciones, del coro de una canción perfecta. Es su gente, sus exiliados y sus emigrantes.

El país que me inventé

Por DARÍO JOVEL | FLORILEGIO DE UNA MEMORIA ACCIDENTADA

«Dudo mucho que en la guerra civil todos los guerrilleros hayan leído la obra de Marx o que los soldados hayan sido instruidos en la filosofía de Adam Smith. Pero ambos bandos coincidieron en algo: que el país podía cambiar —que debía cambiar— y asemejarse más a esa patria imaginaria que nos hemos inventado desde siempre».

Amelia Earhart y un vuelo que aún no termina

Por DARÍO JOVEL | FLORILEGIO DE UNA MEMORIA ACCIDENTADA

«Y cuando fallen, su fracaso no debe ser sino un reto para otras».

Casi, lo logras, Amelia. Casi.