¿En qué momento se jodieron el Perú, El Salvador, Guatemala, Nicaragua y todo lo demás?


Darío Jovel_ Perfil Casi literalDe una u otra forma, en uno u otro contexto, la frase mítica «¿En qué momento se jodió el Perú?», de Conversación en La Catedral, de Mario Vargas Llosa, ha resonado en toda América Latina. ¿En qué momento la región se fue el demonio? ¿Cuál fue el punto sin retorno? Quizá las palabras narradas por el peruano apliquen más en unos países que en otros, pero el padecimiento general es innegable: América latina es la región que económicamente crecerá menos este año, la que menos inversiones atrae, la que más desigualdad enfrenta y donde sus democracias coreen peligro. Repito la pregunta: ¿en qué momento se jodió Latinoamérica?

La respuesta no la tengo y no parece tenerla nadie. Los problemas son, en ocasiones, tan largos que parece necesario remontarse a los primeros humanos que emigraron desde la lejana Siberia para hallar su origen en este continente. El tiempo le ha dado a esta región más dolencias de que las ha podido solventar.

La decepción es tal que en América latina muchos han dejado de creer en la democracia (y razones no les faltan); pero, contario a la imagen que se trata de vender por quienes viven del dolor ajeno, el factor común no es el odio, sino el hartazgo, la resignación y la resignación de sentirse y estar solos ante el mundo. La política pública —para quienes la hacen— debe reflexionar que su legado puede ser la muerte de instituciones democráticas, y que los últimos cambios de color ideológico en el mapa no son fruto de cambios en las ideas de los votantes cada 4 o 6 años, sino del hartazgo que les hace desechar cada gobierno al ver que es igual o más inútil que el anterior en hacer su labor más esencial: hacer que la vida de las personas se desarrolle con dignidad.

Ser jefe de Estado en la región se ha convertido en ser gerente del desastre y en negarse a plantear cambios de raíz y de sistemas de gobernar. Los problemas eternos —los de no saber dónde o cuándo se jodió América Latina (o si nació así)— se suman a los nuevos. Si la política… o es más claro decir: si los políticos no tienen la capacidad de plantearse proyectos de país que duren durante más de su periodo en el mando; si los Estados siguen estorbando más de lo que ayudan; y si a millones de decepcionados no se les devuelve la esperanza, volverán los años de los dictadores, de los caudillismos y de la justicia entendida como venganza (o quizá ya estén de regreso y aún no nos hemos dado cuenta).

En definitiva, quizá la duda no debería ser en qué momento se jodió el Perú o [inserte el nombre de su país], sino más bien preguntarse si hubo alguna vez en que no haya estado jodido. Y, sobre todo, ¿cómo se arregla un país que nunca ha estado bien?

Ver todas las publicaciones de Darío Jovel en (Casi) literal

¿Cuánto te gustó este artículo?

Califícalo.

4.6 / 5. 7


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

desplazarse a la parte superior