Etiqueta: El Salvador

La muerte de Roque Dalton (II): el «agente infiltrado de la CIA»

La muerte de Roque Dalton (II): el «agente infiltrado de la CIA»

Por DARÍO JOVEL | FLORILEGIO DE UNA MEMORIA ACCIDENTADA

Nunca quedaron del todo claro los verdaderos motivos para matar a Dalton. No se sabe qué diferencia hacía para el movimiento concretar su muerte; sin embargo, los resultados no fueron los esperados. ¿Fue #RoqueDalton un agente infiltrado de la #CIA?

Anuncios

¿Se puede escribir sobre otra cosa que no sea la pandemia?

Pandemia COVID19_ Casi literal

Por DIANA CAMPOS ORTIZ | ARQUITECTURA FANTÁSTICA

¿Cómo puedo hablar de Gilmore Girls cuando sé que en Nicaragua se llevan presas a las personas que venden eucalipto en la calle?

La muerte de Roque Dalton (I): ¿Quién apretó el gatillo?

La muerte de Roque Dalton

Por DARÍO JOVEL | FLORILEGIO DE UNA MEMORIA ACCIDENTADA

Jorge Meléndez no se reconoce como asesino de #RoqueDalton, pero se siente orgulloso de haber formado parte del «proceso» que concluyó en su muerte; mientras que Joaquín Villalobos ha ganado decenas de miles de dólares como «asesor de paz».

Salvador Bustos

Salvador Bustos_ Casi literal_ foto de Walter Arbaiza

Por FRANCISCO ALEJANDRO MÉNDEZ | EL PULPO ZURDO

La noticia de su muerte me entró como verduguillo en el costado. Mi homenaje ha sido escuchar las piezas que compuso y cantó a sus compatriotas en el mero centro de la guerra. He repasado sus versos y siento como que lo escucho, con ese acento nicaragüense que no solamente se escucha, sino se siente.

La miedósfera

La miedósfera_ Casi literal

Por MICHELLE JUÁREZ | TIEMPO PERDIDO

La comanda fue lapidaria: NO SE PUEDE ENTRAR NI SALIR DEL TERRITORIO. Pero como por emprendedores e ingeniosos los salarruereños no se quedan chiquitos, Edgardo, bien visionario, encontró un punto ciego en la frontera con Chapinlandia.

Mujeres de El Salvador (III): Claudia Lars, llorar y escribir

Mujeres de el Salvador III_ Claudia Lars, llorar y escribir_ Casi literal

Por DARÍO JOVEL | FLORILEGIO DE UNA MEMORIA ACCIDENTADA

Su melancolía se volvió su arma más poderosa frente al papel. Sufrió, pero también vivió ferozmente. Borró su nombre y creó uno a su medida, uno que la hiciera digna de la posteridad: Claudia Lars.

Mujeres de El Salvador (II): María Isabel Rodríguez, madre de la salud pública

María Isabel Rodríguez_ Foto de Presidencia de El Salvador_ Casi literal

Por DARÍO JOVEL | FLORILEGIO DE UNA MEMORIA ACCIDENTADA

En Venezuela, Haití y República Dominicana colaboró con reformar la malla curricular de las carreras relacionadas con la salud. María Isabel hizo eco en una región que parecía aborrecer el desarrollo científico y su mayor logro fue que las políticas públicas dieran más prioridad al docente y al estudiante que a las autoridades universitarias.

Negar El Mozote (una columna casi experimental)

Negar El Mozote (una columna casi experimental)_ Foto de Susan Meiselas

Por RICARDO COREA | DEL TERCERMUNDO

Los caseríos El Mozote, Ranchería, Los Toriles, Jocote Amarillo; los cantones La Joya y Cerro Pando; y la cueva del cerro Ortiz pusieron los muertos; el ejército salvadoreño puso a los verdugos y Estados Unidos las balas.

Sí hubo masacre en El Mozote. No es la versión de la izquierda, es la versión de la ciencia.

Mujeres de El Salvador (I): Mélida Anaya Montes, la maestra guerrillera

Mujeres de El Salvador (I): Mélida Anaya Montes, la maestra guerrillera

Por DARÍO JOVEL | FLORILEGIO DE UNA MEMORIA ACCIDENTADA

La madrugada del 6 de abril de 1983, unos hombres entraron sigilosamente a su casa en Managua, rodearon su cama mientras dormía y con un picahielo la apuñalaron 83 veces (Julio César, emperador romano, solo recibió 23).

Hoy la comandanta Ana María es una mártir de izquierda y slogan de campaña. La han idealizado tanto que es muy probable que su leyenda haya sido construida a base de mentiras.

Somos esta Cachada

Somos esta Cachada, Cachada teatro_ Casi literal

Por RICARDO COREA | DEL TERCERMUNDO

Marlén Viñayo intercala los ensayos con las historias personales de las integrantes para regalarnos con Cachada una clase magistral de salvadoreñidad.