Etiqueta: Dictadura

Las manos de Dios

Las manos de Dios_ Casi literal

Por ALFONSO GUIDO | LA TUBERCULOSIS DE KAFKA

Ojalá todos leyeran Las manos de Dios por lo menos una vez entre los 17 y los 21 años y se dejaran seducir por la valentía de Beatriz, aunque años más tarde también terminen descubriendo la complejidad de tener coraje en un mundo históricamente cobarde.

Anuncios

Democracia, o la cura a nuestras pasiones insociables

Democracia, o la cura a nuestras pasiones insociables_ Casi literal

Por JAVIER STANZIOLA | EXPULSANDO A LUPITA

Por eso vamos a las urnas cada tantos años. No es una celebración, sino una declaración de derrota. Votamos resignados a la incapacidad del ser humano de tener poder y empatía a la vez.

Enma Bonilla: resistencia, exilio y dignidad

Enma Bonilla, resistencia, exilio y dignidad

Por LINDA MARÍA ORDÓÑEZ | SÍLABA VIVA

Enma Bonilla, junto a otras mujeres como su madre Enma de Bonilla, Paula Valentine, la profesora Visitación Padilla y la escritora Argentina Díaz Lozano encabezaron las filas de la famosa movilización realizada en Tegucigalpa el 4 de julio de 1944.

Chile: ficción del oasis

Por ELIZABETH JIMÉNEZ NÚÑEZ | LA PALABRA CARMESÍ

En Chile la única que verdaderamente ha estado en un oasis de ficción es la esposa de Sebastián Piñera y sus amigas cercanas. El resto de «alienígenas» son tan raros como aquellos que al tomar la justicia por sus manos le cortaron la cabeza a María Antonieta.

Ideología y violencia política a propósito de un poema de Carlos F. Grigsby

Por LUIS BÁEZ | NINGÚN SOL

Esperar que los escritores de este milenio como Carlos F. Grigsby o como yo propongamos espacios para impulsar razonamientos alternativos quizá sea demasiado generoso dado que excede por mucho las posibilidades de una generación literaria y políticamente desdentada, pero también sería irresponsable no lamentarse al ver que nuestras letras se decanta más hacia el ruido mediático.

Nicaragua, sus malditas circunstancias

Por ALFONSO GUIDO | LA TUBERCULOSIS DE KAFKA

Cada realidad latinoamericana tiene sus propias «malditas circunstancias». Las de Nicaragua, en las últimas cuatro décadas, han girado alrededor de una revolución fallida.

Funes, ¿qué pasó? (Carta abierta a un corrupto expresidente de El Salvador)

Por DARÍO JOVEL | FLORILEGIO DE UNA MEMORIA ACCIDENTADA

El hombre que devoraba libros y tenía respuestas para todas las preguntas hoy se refugia bajo las faldas de un dictador y aquella retórica se convirtió en insultos para quienes le piden que venga a comparecer ante la justicia. ¿Cuál es el miedo, Mauricio?

Arepas migratorias

Por DARÍO JOVEL | FLORILEGIO DE UNA MEMORIA ACCIDENTADA

Miles de venezolanos pasaron de ser economistas y abogados a vender refrescos y lustrar botas en la calle. Los ingenieros de Caracas ahora son albañiles en Lima y los grandes académicos son meseros en Buenos Aires. A todo esto, la arepa se ha vuelto un platillo universal que es posible encontrar en muchos locales de Ciudad de México y aceras de Santiago de Chile.

¿Cuál es el impacto social que ha tenido la crisis de Venezuela en el resto de Latinoamérica?

Claro que se puede vivir en una dictadura

Por NOE VÁSQUEZ REYNA | MALABARES & AMALGAMAS

«Para las cosas prácticas, por supuesto que se puede vivir en una dictadura. Muchos de mis coetáneos y una generación anterior vivió su niñez en espacios de prudente silencio, en violencia sistemática disfrazada de sucesos aislados, en impunidad, corrupción y desmemoria. Se seguía trabajando, se iba a la escuela, se tenían amigos y, aunque los libros escaseaban, se seguía leyendo».

Monólogos de invasión telefónica

Por JAVIER STANZIOLA | EXPULSANDO A LUPITA

Hace unos días, Bush, el presidente gringo que ordenó la masacre del Chorrillo en Panamá, el que invadió no por un día sino por meses a tu país, el que alimentó al dictador Noriega hasta que el caradepiña le mordió la mano, murió una muerte plácida, sin pagar por sus crímenes de guerra. Hasta hoy, ningún gobierno panameño del periodo post-invasión ha tenido la fortaleza para consolar a los familiares de las víctimas panameñas de la guerra que los llevó al poder. Ninguno ha querido aceptar oficialmente que el 20 de diciembre es día de duelo nacional.