Etiqueta: Yolanda Oreamuno

Recomendaciones literarias de menos de 10 dólares

Por NOE VÁSQUEZ REYNA | MALABARES & AMALGAMAS

Hablemos de libros publicados en Guatemala que no cuestan más de Q80.

Yolanda, o la reina de belleza (II)

Por ELIZABETH JIMÉNEZ NÚÑEZ | CUANDO LAS PALABRAS SE PONEN DE PIE

Las dos mujeres que intelectualmente más he admirado en la vida coincidieron en 1933 en un concurso de belleza. Yolanda Oreamuno no es un mito, tampoco el personaje de una novela de Sergio Ramírez.

Yolanda, o la belleza como esqueleto del pensamiento (I)

Por ELIZABETH JIMÉNEZ NÚÑEZ | CUANDO LAS PALABRAS SE PONEN DE PIE

«Yolanda Oreamuno se adelantó a su propio tiempo y logró una madurez estilística que todavía no ha sido alcanzada por ningún escritor o escritora costarricense».

Las mujeres de la revolución costarricense (I)

Por DLIA McDONALD WOOLERY | LENGUA DE SALAMANDRA

Se sabe poco de las políticamente incorrectas: las que iban contra todo, las que fueron encarceladas y/o perseguidas por usar armas al cinto, las comunistas que eran despedidas honrosamente de sus trabajos por no saber quedarse calladas, las que tenían maridos y familias que no las entendían.

«El elefante birmano» y un encuentro en el bar Bulevar

Por FRANCISCO ALEJANDRO MÉNDEZ | EL PULPO ZURDO

«La vida diaria no es literatura sino la cruda realidad de ese amor-odio que se vive en ciertas esferas social-geográficas como la de aquellos dos países a ambos lados del río San Juan. El relato de Uriel Quesada ficcionaliza un mundo posible entre realidades imposibles».

Cuando Yolanda Oreamuno conoció a Charlie Harper

Por ANGÉLICA QUIÑONEZ

«A veces ni siquiera el talento de un prodigio basta para convencer al mundo de exorcizar sus vicios, pero creo que un buen punto para empezar sería darle a Yolanda Oreamuno lo que siempre ha merecido: lectores».

El síndrome de Marguerite Dumont

Por ALFONSO GUIDO

«Nadie merece morir engañado como Marguerite Dumont, pero la verdad es que ser conscientes —irremediablemente conscientes— también nos hace infinitamente más infelices».

Con palabra de mujer (III): Victoria Urbano

Por DLIA McDONALD WOOLERY

«Victoria Urbano fue la causa principal de que autoras como Yolanda Oreamuno, Eunice Odio y hasta Carmen Naranjo fueran reconocidas dentro de la literatura costarricense y centroamericana».

Con palabra de mujer (II): Yolanda Oreamuno

Por DLIA McDONALD WOOLERY

«Esta es una de las situaciones más intrigantes, al menos para mí, de la literatura costarricense. Las exiliadas —aunque también los hay hombres— merecen particular importancia porque su palabra es una huella sobre la arena que no se lleva el mar».

Con palabra de mujer (I): Eunice Odio

De las artes escritas, la poesía es la más solitaria. Como picapedreros de papel vamos por un camino con un anochecer eterno en el que somos conscientes del peligro por los ojos amarillos que, desde las sombras, nos ven pasar mientras los perros no solo nos ladran, sino que además nos tiran los dientes en

Seguir leyendo