Autor: Michelle Juárez

Split (veintitrés escritores en uno)

Split (veintitrés escritores en uno)_ Casi literal

Por MICHELLE JUÁREZ | TIEMPO PERDIDO

No sé qué implicará para otros ejercer el oficio, pero en mi caso, ser escritora fantasma sustituye el cóctel de tegretol, diazepam y zyprexa que mantiene entretenidos a mis habitantes disociados.

La brutal urgencia creativa

La brutal urgencia creativa_ Casi literal

Por MICHELLE JUÁREZ | TIEMPO PERDIDO

El gran Julio Serrano Echeverría me concedió el honor de ser testigo de excepción en «Primeras intenciones», el memorable taller sobre pulsiones creativas que se convierten en escritura.

¿Qué significa «editar»?

¿Qué significa editar?

Por MICHELLE JUÁREZ | TIEMPO PERDIDO

El proceso editorial no es cosa mínima, aunque sí minuciosa. No es simple verificación del nivel de apego a la normativa del idioma, sino una constante metamorfosis en la que el editor se convierte en cómplice de la voz del escritor que desea encontrar su lugar en la paradoja del inconcluso universo letrado.

Cuando sea grande, de Jayro Bustamante

Cuando sea grande, de Jayro Bustamante_ Casi literal

Por MICHELLE JUÁREZ | TIEMPO PERDIDO

«Justamente ver todo con ojos inocentes es lo que hace de un artista alguien que conmueve porque no asume que ya todos saben, conocen, aprecian y disfrutan lo que para él es descubrible, apreciable y disfrutable».

Prosumidores infoxicados

Por MICHELLE JUÁREZ | TIEMPO PERDIDO

«Lo único bueno de este fenómeno de hiperconexión es que ya nadie puede justificar su ignorancia como producto de la desinformación. Porque hasta los ignorantes estamos informados y tenemos la descarada capacidad de producir y consumir toda la cantidad de contenido que la gula audiovideotextual nos permita».

Vamos por partes, diría Jack el destripador…

Francisco Alejandro Méndez_ Casi literal

Por MICHELLE JUÁREZ | TIEMPO PERDIDO

Francisco es el escritor menos escritor que conozco, si consideramos a un escritor como una persona ególatra, arrogante y egoísta, así que prefiero considerarlo (en un ejercicio ególatra, arrogante y egoísta) como el más ameno conversador, el intrépido periodista, la autoridad en literatura centroamericana, el antologador avezado, el apasionado por la novela negra, el prolífico narrador, el generoso catedrático y el padre del detective Pérez Chanán.

Último silencio

Último silencio_ Casi literal

Por MICHELLE JUÁREZ | TIEMPO PERDIDO

Sé que escribir Último silencio fue un ejercicio catártico porque editarlo y publicarlo también lo fue. A final, Ronald, ¿ambos habremos logrado exorcizar nuestros demonios?

Perdóname porque abusaste de mí

Perdóname porque abusaste de mí_ Casi literal

Por MICHELLE JUÁREZ | TIEMPO PERDIDO

Pido perdón en nombre de las instigadoras que se ponen al tiro y luego se quejan, como aquellas que al usar minifalda le gritan a los hombres: «¡Me urge que me violes!» Perdón por provocar que abuses de mí.