¿Dónde está la marea roja?


Por LISSETE E. LANUZA SÁENZ | LEER (LA VIDA)

«Ningún corrupto o corrupta debería librarse de la justicia, pero si a uno le dan inmunidad, ¿qué otra cosa puede hacer, sino armar fiesta con cualquier desgracia nacional? (Si no, pregúntenle al gobierno de Panamá)».


No hay comentarios

Esto de estar en cuarentena es un estudio en contradicciones. Por un lado estoy harta de hacer lo mismo, que no es mucho: de moverme entre las mismas tres habitaciones. Ya hasta estoy harta de la televisión, del internet, del Tik-tok. Antes hubiera dado cualquier cosa por contar con esta misma cantidad de tiempo para hacer nada, pero ahora que mi día a día consiste en hacer casi nada, no hay nada que extrañe más que ser productiva.

Por el otro lado, sin embargo, no tengo ninguna intención de salir de mi casa, especialment en un país donde el virus manda y el gobierno solo se asoma para informarnos que sí estamos tan mal como todos pensábamos.

Bueno, aunque estos días también me invitan a reflexionar.

El problema es que mis reflexiones probablemente no les gustarían a la mayoría. El viernes 17 de julio fue declarado día de reflexión nacional en Panamá. Lo cual está bien: todos deberíamos reflexionar y hacerlo bastante. La cuestión es que además de reflexionar habría que hacer algo, ¿no?

Y esto no solo aplica al gobierno —que es bastante inepto y, sobre todo, corrupto—, pues gobiernos inútiles hemos tenido y casi me atrevo a decir seguiremos teniendo. Deberíamos estar acostumbrados. Ningún corrupto o corrupta debería librarse de la justicia, pero si a uno le dan inmunidad, ¿qué otra cosa puede hacer, sino armar fiesta con cualquier desgracia nacional? (Si no, pregúntenle al gobierno de Panamá).

Pero como venía diciendo, el problema no es solo del gobierno, sino de la mayoría de nosotros cuando no vemos la dimensión del problema. Es bien sencillo: no salgas de tu casa si no tienes que salir. Lávate las manos. Ponte la mascarilla. No hagas una fiesta ni salgas al supermercado cuando sospeches que portas COVID-19, no invites a tus amigos a la piscina o a tomarse unos tragos.

Hazlo por ti, por mí, por tus papás y tus abuelos. Pues aunque el gobierno es la misma porquería de siempre, ¿qué otra opción tenemos aparte de cuidarnos? Haciendo una alegoría futbolística podría decirles que aquí sí importa el marcador. Si ya contra el virus y el gobierno vamos perdiendo 2 a 0, no permitamos que nuestra indiferencia nos haga terminar goleados. No nos rindamos y mucho menos nos dejemos ganar por default. ¿Acaso en Panamá no éramos la marea roja? Más vale que lo seamos también ahora, cuando más importa.

[Foto de portada: soccersnapbacks.com]

¿Quién es Lissete E. Lanuza Sáenz?

¿Cuánto te gustó este artículo?

Califícalo.

5 / 5. 1


Deja un comentario