Etiqueta: Crítica social

Sobre el genocidio en Guatemala

Todos (o al menos la mayoría) estamos familiarizados con el holocausto judío de la Segunda Guerra Mundial; y, al igual que este holocausto, censurable bajo cualquier perspectiva, se encuentran otros de igual relevancia para la historia universal, y para la penosa memoria de los pueblos que los han padecido. Tal es el caso de Guatemala,

Seguir leyendo
Anuncios

Manifiesto a la actual sociedad guatemalteca

Somos un opio narcótico que duerme la memoria histórica a la hora y fecha de ir a las urnas, aquellos pretenciosos mestizos tan clasistas y tan racistas, alienados y enamorados de la blancura aria. Esos mismos que expresamos el amor oportunista hacia la cosmovisión de nuestros antepasados, la ancestral cultura maya de la que nos

Seguir leyendo

La deshumanización del hombre y la cultura

Vivimos un momento de constantes cambios, un periodo de profundos procesos de transformación social, cultural y política. Asimismo, hoy en día el mundo es la plataforma sobre la cual, desde inicios del siglo XX, se han propiciado los avances científicos y adelantos tecnológicos más significativos en la historia de la humanidad. En la actualidad, el

Seguir leyendo

Seremos guerra

Seremos autómatas, nos impondrán órdenes y obedeceremos. El auge tecnológico será un arma filosa y bipolar, las cucarachas fucsias serán las únicas que se comerán a los libros clásicos y filosóficos mientras los humanos mimarán y enriquecerán a los best sellers y sus textos menudos y consumistas. Seremos suaves despreciando e ignorando el arte intempestiva

Seguir leyendo

Perfil mestizo de ciudad

El mestizo, Don Borrego de la ciudad, el presuntuoso clase mediero, el peón de la finca de los verdaderos burgueses a los que admira y los que casi le excitan (la oligarquía); aquel que se las ha visto de palitos varias veces para llegar a fin de mes pero que, sin embargo, compra diversas cosas

Seguir leyendo

Establishment

Qué bella se ve la melancólica plebe en el ocaso. Cargando penas como pequeñas piedrecillas colocadas en los bolsillos del alma. Qué bello se ve su dolor colgando de los buses públicos (que en realidad son privados, y nuestros). Qué bellos nuestros niños que jalan coca, nuestra buena coca, nuestra egoísta coca, que nos aisla

Seguir leyendo