Todos los artistas se llenan de gusanos


Por LUCÍA AGUILAR | EL GENIO MALIGNO

«La creación artística es la única que supera los intentos materiales ―y vanos― del hombre por alcanzar la inmortalidad».

Anuncios

No hay comentarios

Lucía Aguilar_ Perfil Casi literalA propósito de la reciente muerte de Nicanor Parra ―Premio Nacional de Literatura en Chile y Premio Cervantes― releí algunos poemas de su autoría y recordé algunos fragmentos de su «manifiesto», en los que afirma que «la poesía […] Es un artículo de primera necesidad: No podemos vivir sin poesía. […] El poeta no es un alquimista. El poeta es un hombre como todos. Un albañil que construye su muro: Un constructor de puertas y ventanas». Quiero creer que en este poema así como en otros de la misma calidad, Parra juega con el significado de la palabra poesía y recurre, en versos particulares, a su origen del latín: «la cualidad de la acción de hacer», o como la recuerda Aristóteles, la poesis como acto de la creación humana.

Tal y como lo afirma Hegel en la Fenomenología del espíritu, «la necesidad humana de arte, no menos que su necesidad humana de religión y de filosofía, tiene su raíz en la capacidad de reflejarse a sí mismo en el pensamiento». La creación artística, por lo tanto, es la única que supera los intentos materiales ―y vanos― del hombre por alcanzar la inmortalidad.

El poeta chileno falleció a los 103 años y, aunque muchos nunca hubiéramos deseado su partida, ya no podía robarle más años a la muerte. Todos nosotros, así como Parra, nos conducimos inevitablemente hacia el mismo fin. Pero lo que diferencia a este autor del resto de los mortales es que su deceso ―aunque suene malicioso― es lo contrario al olvido: su nombre permanecerá inmortalizado en lo que Jean Francois Lyotard llama «los grandes relatos».

A la tumba no podemos llevarnos nada, mucho menos los objetos materiales que en vida nos esforzamos tanto por adquirir. Así como afirma Parra en uno de sus poemas: «Solo una cosa es clara: Que la carne se llena de gusanos».

La condena a la muerte es irrevocable, a pesar de ello, decidimos seguir con vida y hacer de nuestra existencia una búsqueda a la inmortalidad, pero la única manera de meter los pies en ese cause es entregar el espíritu a la poesis, artículo de primera necesidad, como dice Parra, porque el arte resulta ser más real que lo real tangible que nos rodea.

¿Quién es Lucía Aguilar?

¿Cuánto te gustó este artículo?

Califícalo.

0 / 5. 0

Anuncios

Deja un comentario