Late Night Shows, política y humor


Mario Ramos_ Perfil Casi literal«No me voy a censurar para acomodar tu ignorancia».

Jon Stewart

En la actualidad, la mejor fuente de información y análisis político en Estados Unidos se encuentra en los Late Night Show que convierten la comedia en noticia. Este fenómeno surgió a partir de la decadencia evidente que han sufrido las cadenas tradicionales de noticias al volverse monótonas y poco analíticas, centrándose mayormente en tweets y chismes relacionados al mandatario estadounidense y su desordenada agenda, y con ridículos titulares a los que llaman Breaking News con el propósito de atraer la atención de los televidentes, pero que repiten la misma información programa tras programa; todo esto sin mencionar la autocensura por intereses políticos.

Es por esa razón que, cuando el presentador de un Late Night Show abre su programa con un monólogo de cinco o diez minutos, proporciona más información que la que ofrecen medios como CNN, NBC o FOX News, que se limitan a exhibir a los representantes demócratas y republicanos en discusiones vacías, o simplemente a recoger noticias de moda en las redes sociales; de tal modo que el televidente prefiere al comediante que, sin necesidad de ser periodista, no solo expone la noticia de manera «entretenida», sino que también ofrece una perspectiva diferente y desde una postura crítica, realista y directa que pocos medios tradicionales estarían dispuestos a tomar. Entre broma y broma, entre risa y risa, la verdad está ahí donde muchas veces nadie la quiere ver y los Late Night Shows la exponen tal cual. Empezaron a popularizarse aceleradamente no solo por su naturaleza cómica sino porque exponen información inteligente, sin tapujos y ―aunque parezca broma― bien fundamentada.

Desde la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, programas como The Daily Show, The Late Show with Stephen Colbert, Last Week Tonight, Late Night with Seth Meyers, o el mismo Saturday Night Live han tenido un repunte importante y el presidente se ha convertido en la musa de ese éxito. Su explosiva forma de actuar les facilita el trabajo a los productores y guionistas de estos shows que, de manera creativa, simpática y sin reservas, exponen los disparates y arrebatos del mandatario, combinándolos sutilmente con información y denuncia. Su estilo desenfadado y fresco ha generado una nueva manera de hacer periodismo, ofreciendo alternativas a un público más exigente. Los Late Night Shows se han convertido en el mejor referente analítico de la situación política estadounidense.

¿Quién es Mario Ramos?

¿Cuánto te gustó este artículo?

Califícalo.

0 / 5. 0


2 Respuestas a "Late Night Shows, política y humor"

  1. Lo comparto … el humor es una potente forma de expresión.
    ¡Enhorabuena por este artículo informador, crítico y realista!

  2. Wilfred dice:

    Definitivamente, el manejo de la política con humor impacta más. Sin duda el Daily Show de Trevor Noah es genial. Me encanto el artículo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

desplazarse a la parte superior