Etiqueta: Eunice Shade

Los días de (Casi) literal

Años atrás, con entusiasmo recibí la invitación de Alfonso Guido para participar en el blog de autores centroamericanos (Casi) literal. Me pareció (y me sigue pareciendo) una iniciativa de intercambio necesaria para la región. Gracias a Casi literal me informé de otros autores como Rubi Veliz Catalán, Leo De Soulas y Estuardo Prado, entre otros,

Seguir leyendo
Anuncios

Escritores, países de nacimiento, nacionalidades e identidades

Leyendo una biografía de Italo Calvino me sorprendo al enterarme de que, muy contrario a lo que yo daba por hecho, que por tratarse de un escritor italiano ―una verdad absoluta dentro de la historia de la literatura y de la que nadie tiene dudas, claro está― habría nacido en Milán, Roma, Sicilia, Florencia, Turín,

Seguir leyendo

Aura Rostand: el Huerto cerrado de la poeta «underground»

Tengo en la memoria los ojos de Helena Ramos como los de una lechuza que no duerme en busca de poemas que nadie ha leído. Helena, escritora, periodista, editora, crítica literaria; es una de las intelectuales nicaragüenses de mayor solidez y objetividad de la zona. Digo nicaragüense sabiendo que además es rusa y que el

Seguir leyendo

El descenso

El descenso es ese espacio en que si se tiene suerte (repito: si se tiene suerte, estrella de la buena fortuna o ángel) se contempla al Lucero del Alba. Pienso en el descenso de Dante al infierno o en los antiguos “sueños de anabasis”.  En las almas (ahora mentes) viajeras. Cada quien hace su viaje

Seguir leyendo

Gran angular (X)

Blanca la miseria blanca la tristeza blanca la sombra cubre Albuquerque como una mancha en el pecho de un gato negro. En el desierto la arenilla trae minúsculos granitos como pensamientos distantes que se arremolinan en el estanque. Managua es una silueta de polvo melado y en el pensamiento sus límites y posibilidades cambian a

Seguir leyendo

Noche de Amazonas (IX)

El ciclo que realiza el sol al dar su vuelta y la luna me parece ligeramente el mismo, aunque no lo sea. Un eterno giro en movimiento que colorea bermejo y añil Sandia Mountains. Los árboles de Albuquerque lucen secos por fuera, pero si cortás sus hojas y raspas su corteza sangran porque ríos de

Seguir leyendo

Mujer, mulher, femme, woman (VIII)

Ciertamente. Se ha clasificado la literatura en roja, negra, blanca, femenina… No así “masculina”, bajo el sofisma idealista: “No hay literatura de hombres, ni de mujeres, solo buena literatura” y claro, esta última estuvo tiempo atrás definida y controlada por los hombres. Vea cómo el artificio del atol con el dedo varía según el tono.

Seguir leyendo

La ciudad levreriana

¿Cómo es la ciudad de Mario Levrero? ¿Cómo está construida? ¿Cómo son sus habitantes? Las respuestas pueden variar entre un lector y otro, pero siempre nos quedará la sensación de incertidumbre. La ciudad es narrada por un tipo que se traslada a una nueva casa de atmósfera sombría. El tipo sale a comprar querosene y

Seguir leyendo

Machistillas

A los hombres (salvo excepciones) no podés darles confianza porque abusan y se sienten con el poder de indicarte cómo son las cosas únicamente porque sos mujer, y si escribís, peor. De manera que expresan ese terror o complejo de inferioridad restándole valor a las obras escritas por mujeres. En mi reciente libro, Espesura del

Seguir leyendo