DiscrimiNaciones: polifonía arcoíris

DiscrimiNaciones: polifonía arcoíris


Por NOE VÁSQUEZ REYNA | MALABARES & AMALGAMAS

Centroamérica padece de polarización para todo. Porque pensar en gris es ser crítico, subversivo, comeniños y un peligro moral. Imaginemos qué sería pensar en arcoíris.


No hay comentarios

Noe Vásquez Reyna_ perfil Casi literal¿Te han discriminado alguna vez? ¿Te han sacado de algún negocio donde eras el cliente solo por ser y existir pero se te olvidó ser invisible? ¿Escuchaste durante toda tu niñez que en tu cuerpo y en tu cabeza habitaba el diablo, la perversión? ¿Sentiste culpa profunda por sentir atracción-afecto-amor? ¿Sentiste la violencia de un puño en tu rostro por ser diferentemente defectuoso en tus maneras, en tu vestir? ¿Te han amenazado con violarte o matarte porque eres hombre cisgénero heterosexual con piel clarita?

Todes (así con la disonante, inconcebible y perturbadora e) sabemos que la respuesta a la última pregunta es no.

El libro DiscrimiNaciones claro que habla de violencia, de qué va a hablar. Según la Fundación Heinrich Böll, esta publicación «nos muestra una violencia de género que algunas personas se preguntarán durante su lectura si es ficción, pero no lo es. Es simplemente la realidad cotidiana de la mayoría de las personas LGBTI+ en nuestra Centroamérica. De esta manera, DiscrimiNaciones nos obliga a cuestionar honestamente los prejuicios y odios que seguimos empujando y cultivando desde lo personal a lo colectivo».

Una amiga periodista me contó que una colega suya quería mostrar las cosas bonitas de la comunidad LGTBIQ, porque solo se publican casos de violencia. Coincidimos que esa colega suya no tiene ni puta idea de lo que viven las personas de la cómodamente mal llamada «comunidad».

Estamos en Centroamérica, la que comparte historias de tierra teñida de carmín. De sangre humana, pisoteada y olvidada, pues. Vivimos en una región misógina, transhomofóbica, racista y religiosamente binaria (blanco y negro, bueno y malo, macho y hembra, hombre y mujer).

Ver el mundo en binario es atroz. ¿Por qué perderse voluntariamente todas las posibilidades que existen entre dos polos? Ah, sí también: Centroamérica padece de polarización para todo. Porque pensar en gris es ser crítico, subversivo, comeniños y un peligro moral. Imaginemos qué sería pensar en arcoíris.

En medio de toda esa violencia existe palpable y fuerte una hermosa diversidad humana. Y de eso también habla DiscrimiNaciones, un proyecto colectivo y polifónico —como me gustan los proyectos artísticos con contenido— que resalta una resistencia brillante, con lentejuelas.

Detrás de estos textos quedan sonrisas honestas que se reconocen, se nombran y toman ese espacio que les pertenecen en las camas, en sus cuerpos, en las calles, en la política, en el arte, en la ternura y el amor. En el ahora que les toca, a pesar de todo.

«DiscrimiNaciones retrata un tiempo histórico en Centroamérica desde la intimidad y óptica de esta diversidad de artistas de la región». Ya no les cuento más, mejor les dejo este enlace para que descarguen el libro, lo lean y lo vengan a comentar el 23 de enero en la Ciudad de Guatemala.

¿Quién es Noe Vásquez Reyna?

¿Cuánto te gustó este artículo?

Califícalo.

5 / 5. 4


Deja un comentario