María de Zayas

María de Zayas, la escritora aurea

Por LINDA MARÍA ORDÓÑEZ | SÍLABA VIVA

Su trabajo literario siempre fue visible y además elogiado por el círculo de poetas, novelistas y dramaturgos de su época, sin embargo, en algunos espacios su obra fue tildada de libertina, obscena e inmoral.

No hay comentarios

Linda María Ordóñez_ Perfil Casi literal

«Si en nuestra crianza, como nos ponen el cambray en las almohadillas y los dibujos en el bastidor, nos dieran libros y preceptores, fuéramos tan aptas para los puestos y para las cátedras como los hombres y quizá más agudas».

Leí por primera vez a María de Zayas y Sotomayor cuando fui estudiante de la clase «Voces de mujer en la literatura» en la Universidad de Barcelona, y así descubrí a la primera mujer española que escribió y publicó el primer libro de ficción con su nombre. Poco se conoce sobre su vida a pesar de que escribió mucho. Según la filóloga María Mar Cortés Timoner podemos constatar que se trata de una escritora que nació en Madrid en 1590. Su trabajo literario siempre fue visible y además elogiado por el círculo de poetas, novelistas y dramaturgos de su época, sin embargo, en algunos espacios su obra fue tildada de libertina, obscena e inmoral.

Por la construcción de sus tramas, personajes y conflictos, en ocasiones se vio enfrentada y sufrió la discriminación producto del discurso misógino que sostenía la discapacidad intelectual y moral de la mujer.

En 1637 publicó una colección de diez novelas bajo el título de Novelas amorosas y ejemplares, esta obra se complementó en 1647 con diez novelas más que aparecieron bajo el título Parte segunda del Sarao, pero después pasó a titularse Desengaños amorosos.

María de Zayas_ Casi literal

Estas novelas cortas y aleccionadoras que emulaban a las escritas por Cervantes fueron muy famosas en el siglo XVII. Su libro está confeccionado como una serie de relatos contados en una reunión, lo que le otorga unidad a la obra y deja entrever una influencia bocacciana.

Estas novelas contenían enseñanzas que no eran precisamente religiosas ni morales, más bien resultaban profanas.

En aquella época, el universo de la mujer casada quedaba reducido exclusivamente al espacio privado que muchas veces se convertía en un espacio de violencia.  El convento era visto por algunas mujeres como un lugar que generaba la convivencia, como un colectivo, un espacio de autonomía, una puerta de salida a ese aislamiento que les ofrecía la sociedad patriarcal en la que vivían y una oportunidad para restituir su integridad moral.

María de Zayas exponía estos argumentos en sus obras, hacía parodias con relación al matrimonio y a la vida conventual. Las voces narrativas de sus novelas estaban a cargo de mujeres, eran las que relataban y las que protagonizaban desde una perspectiva extremadamente feminista para su tiempo.

La intención que mantuvo la autora en muchas de sus narraciones demostraba que las mujeres no desarrollaban malas acciones por naturaleza. De esta manera, María de Zayas desvirtuaba el argumento común del pensamiento humanista de que la mujer no debía ser educada. Ella planteaba que la ignorancia en la que se mantenía a la mayoría de mujeres no les prevenía sobre sus posibles errores.

Las obras de Zayas fueron editadas y traducidas en catorce ocasiones entre los siglos XVII y XVIII. Se desconoce la fecha exacta de su muerte. Existen dos partidas de defunción con su nombre, una del 19 de enero de 1661 y otra del 26 de septiembre de 1669, pero en cualquier caso no se dispone de ningún dato de ella a partir de 1639. Sus textos literarios la han colocado, por su calidad, en el mismo lugar junto a sus contemporáneos de la literatura aurea.

¿Quién es Linda María Ordóñez?

Deja un comentario