El valor de la tribu_ Casi literal

El valor de la tribu


Por LAHURA EMILIA VÁSQUEZ GAITÁN | MEMORIA DE UNA DISIDENTE

Los sueños de realización cada vez más individualizados que se nos venden hoy no son accidentales: responden a una estrategia que tiene como fundamento el «divide y vencerás» porque nada es más peligroso y transgresor para el establishment que una tribu cada vez más grande y clara sobre los asuntos verdaderamente importantes.


No hay comentarios

Lahura Emilia Vásquez Gaitán_ Perfil Casi literalHace millones de años, células «sueltas» se unieron para formar sistemas multicelulares. Esto tuvo como resultado la diversificación de la vida sobre el planeta a niveles exponenciales. La eficacia que tienen algunos grupos religiosos o de rehabilitación como Alcohólicos Anónimos para ayudar a personas con adicciones crónicas en la superación de sus problemas radica en la forma de enfrentarlos: en colectividad. Así, a niveles celulares o poblacionales, el principio es el mismo: el todo siempre es mucho más que la suma de las partes. Dice Ken Robinson en su libro El elemento que si queremos encontrar nuestra «pasión» y desarrollarnos en ella tendremos que buscar una «tribu» que nos acompañe. Ya lo dice el adagio: «Si quieres ir rápido, ve solo, pero si quieres llegar lejos, ve acompañado».

Nací en un país tan conservador y atrasado que cuando hablaba sobre mi aspiración de tener un parto respetado y humanizado la gente me miraba con cara de «y ahora, esta loca, ¿qué se trae?». Fueron las mujeres de la plataforma virtual de «El parto es nuestro» quienes, con sus valientes historias, hicieron posible materializar mi sueño de tener un parto digno para mí y mi hijo. Lograr mi propósito de lactar a mi hijo con leche materna de forma exclusiva solo fue posible gracias al apoyo invaluable que encontré en la Comunidad de la leche (grupo cerrado de Facebook). Fueron todas estas hermosas mamás que con sus experiencias, transparencia y sororidad me dieron la confianza, seguridad y conocimientos que tanto necesitaba en un momento de extrema vulnerabilidad en mi vida.

Quienes forman parte de una tribu saben el inmenso valor que tiene entregar una parte de ti mismo a otra persona cuando esta se encuentra en soledad. Porque cuando alguien se abre de forma transparente y desinteresada nos regala algo incalculable: la posibilidad de ampliar la mirada a través de su experiencia. Las historias que se desgajan de las personas que deciden acompañarse en tribus nos revelan el pasado, para ayudarnos a andar el presente y construir un mejor futuro. Nos muestran las piedras en el camino para que no nos tomen por sorpresa. Nos susurran desde el futuro que las cosas pueden salir bien. Nos moralizan y nos hacen creer que es posible.

Los sueños de realización cada vez más individualizados que se nos venden hoy no son accidentales: responden a una estrategia que tiene como fundamento el «divide y vencerás» porque nada es más peligroso y transgresor para el establishment que una tribu cada vez más grande y clara sobre los asuntos verdaderamente importantes.

Cuando se quiere lograr algo, la tribu correcta se vuelve determinante. Encontrar la tribu que nos haga lograr aquellas metas que tenemos es vital para alcanzarlas. Millones de años atrás pareciera que las células hubiesen tenido claro este mensaje y, como resultado, nunca la vida se disparó tanto en la Tierra.

¿Quién es Lahura Emilia Vásquez Gaitán?

¿Cuánto te gustó este artículo?

Califícalo.

4.8 / 5. 5


Deja un comentario