El mal de contar con muchos libros


Alfonso Guido_ Perfil Casi literalSíndrome nada raro: La romana, de Moravia; El arte de la novela, de Kundera; Así habló Zaratustra, de Nietzsche, Ensayo sobre la lucidez, de Saramago; La velocidad de la luz, de Cercas; Todos los fuegos el fuego, de Cortázar; El péndulo de Foucault, de Eco; Historia universal de la infamia, de Borges… todos me reprochan diciéndome “creí que la veníamos pasando bien”, mientras que yo les juro que así era, y no es mentira. Pero ellos tal vez no me creen.

Se presenta una buena ocasión para leer. Una modesta biblioteca personal. Muchos libros en el librero. Tantos libros que añoran ser leídos. Tantas lecturas por retomar, la difícil situación de no saber cuál, y ante ella, la aún más difícil decisión («¿difícil?») de escoger un libro nuevo y empezarlo a leer mientras me decido. Una nueva empresa hacia lo incierto; nuevas ganas, muchas ganas de devorar palabras impresas en papel; y una vez más, empezar de nuevo…

…y así vendrán Dostoievski, Carpentier, Yourcenar, Rushdie, Marías, Coetzee, Unamuno, Roth, Auster, Cardenal, Hesse, Sabato, Balzac, Asturias, Hemingway, Lampedussa, Flaubert, Piglia, Grass, Burgess, Woolf, Fuentes, Mann, Fitzgerald, y tantos más que me me viven haciendo ojitos desde el librero.

Este es un mal que padecemos todos aquellos que disfrutamos tanto de hacer esto, pero que no todos aceptamos. Que alguien que tenga muchos libros tenga el descaro de afirmar que no le ha pasado.

¿Quién es Alfonso Guido?

¿Cuánto te gustó este artículo?

Califícalo.

0 / 5. 0


2 Respuestas a "El mal de contar con muchos libros"

  1. hay que escojer bien las lecturas, la vida no nos alcazara para abarcar toda la literatura.

  2. Claro, comparto lo que decís. Lo peor es cuando no te queda tiempo de leer. Solo por eso valdría la pena ser eterno. Bueno, pero lo importante es que te decidás ya por algo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

desplazarse a la parte superior