Oliverio y Oliverio (I)

Por ALFONSO GUIDO | LA TUBERCULOSIS DE KAFKA

El caso de Oliverio Castañeda De León es apenas uno entre más de 45 mil crímenes ejecutados por el Estado de Guatemala que lamentablemente siguen impunes. Si este país fuera Argentina, Brasil o México, en Hollywood ya hubieran hecho una película de su vida. Pero es Guatemala.

Nicaragua, sus malditas circunstancias

Por ALFONSO GUIDO | LA TUBERCULOSIS DE KAFKA

Cada realidad latinoamericana tiene sus propias «malditas circunstancias». Las de Nicaragua, en las últimas cuatro décadas, han girado alrededor de una revolución fallida.

Coyoacán y un mito llamado Frida

Por ALFONSO GUIDO | LA TUBERCULOSIS DE KAFKA

Resulta curioso que el ícono pop ‘post mortem’ más influyente del siglo XXI hoy sea admirado por todas las razones equivocadas.

¿Cuál es el verdadero legado artístico y social de Frida Kahlo ? (O, ¿en realidad existe alguno como tal?)

Lo que nos hace escritores (y lo que no)

Por ALFONSO GUIDO | LA TUBERCULOSIS DE KAFKA

“Definitivamente soy el escritor al que nunca le daría una columna quincenal y mucho menos un pago de adelanto por una novela”.

Un agnóstico y Cash

Por ALFONSO GUIDO | LA TUBERCULOSIS DE KAFKA

“Hace más de un año, la directora editorial de la iglesia Casa de Dios me presentó en su oficina a un hombre de ojos achinados y cara de tener muchos amigos. Su nombre era Cash Luna”.

La caridad descartable

Por ANGÉLICA QUIÑONEZ | TINTA BLANCA

En Guatemala, la enfermedad hereditaria más prevalente es la amnesia.

El cáncer del activismo

Por ALFONSO GUIDO | LA TUBERCULOSIS DE KAFKA

“Más allá de llenar nuestro correo electrónico de spam, desconozco el mecanismo que organizaciones como Change.org utilizan para materializar las causas que promueven con la recolección de firmas. Tampoco sé cuántos «cambios» han logrado hasta ahora”.

La última bengala del barco

Por ALFONSO GUIDO | LA TUBERCULOSIS DE KAFKA

“Solo quien se dedica a dirigir un medio como este sabrá lo difícil que es ganar lectores”.

El escritor como narcisista

Por ANGÉLICA QUIÑONEZ | TINTA BLANCA

“Hay escritores que se desviven por masturbar las ideologías de sus seguidores y tarde o temprano terminan dándose la fama de panfleteros cuyos textos se leen más bien como un remix de ideas e imágenes repetidas hasta el hartazgo”.