Golondrinos y haters: el fanatismo en tiempos de Twitter

Por RICARDO COREA | DEL TERCERMUNDO

Los haters tienen paranoia de que Nayib Bukele se convierta en dictador. De ser así, los periodistas podríamos advertir sobre esto, pero si perdemos la credibilidad desde ya, ¿cómo haremos para que la gente nos crea?

El hombre que salvó al mundo de un desastre nuclear

Por MARIO RAMOS | NOTAS DE UN ÁGRAFO

La absurda y extravagante competencia por protagonismo en las redes sociales, así como el afán por sobresalir, desatan un derrame de vanidad dentro de un mundo aparente, lleno de héroes imaginarios que saturan el ciberespacio y nuestro imaginario colectivo.

Periodismo tuitero versus periodismo de calle

Por FRANCISCO ALEJANDRO MÉNDEZ | EL PULPO ZURDO

Qué aburrida ha de ser la vida de un periodista desde la comodidad de su casa, copiando y pegando o, en el mejor de los casos, parafraseando fuentes, sin experimentar la adrenalina y sin tener anécdotas que contar.

La indignación de los indignados

Por FRANCISCO ALEJANDRO MÉNDEZ | EL PULPO ZURDO

Lo curioso, y en lo que coinciden pensadores sobre esta época, es que al final de cuentas, a las personas les encantan las diferentes versiones de las realidades, no así el fondo y la esencia de lo ocurrido.

Lo que me hace «machis»

Por JAVIER STANZIOLA | EXPULSANDO A LUPITA

En asuntos de feminismo, diversidad sexual y otros importantes temas sociales y culturales, pareciera que solo disfrutáramos conversar con personas que han leído e interpretan de manera similar los mismos textos y las mismas experiencias de vida. ¿Por qué?

La farsa del Community Manager

Por ANGÉLICA QUIÑONEZ | TINTA BLANCA

En este siglo y en estos medios, donde puedes crear de acuerdo con nuevos retos y tendencias, tu único pecado es ser aburrido o irrelevante. Y por favor perdónenme mis colegas académicos, pero lo que ustedes publican, comentan y comparten suele serlo (y no hablo solo de sus poetuits).

La caridad descartable

Por ANGÉLICA QUIÑONEZ | TINTA BLANCA

En Guatemala, la enfermedad hereditaria más prevalente es la amnesia.

Un dato aparte

Por ANGÉLICA QUIÑONEZ | TINTA BLANCA

“Por miedo a la competitividad global, la ciencia y la tecnología que se desarrollan en el tercer mundo aspiran a poco más que la mediocridad. Quizá esto explica, parcialmente, la fabricada enemistad entre autores literarios y medios digitales”.